Ranera atiende las demandas de los vecinos de Miralbueno y culpa a Azcón del abandono de los barrios

Ranera ha estado acompañada en su visita de la concejal socialista Ana Becerril y del vocal del partido en el distrito, Raúl Alarcón.

Un pabellón nuevo, un aparcamiento para el Colegio Julio Verne y la utilización de solares para evitar botellones. Estas son algunas de las reivindicaciones que exigen los vecinos de Miralbueno y que este jueves se las han planteado a la portavoz socialista Lola Ranera en su visita al barrio. Esta ha señalado como culpable de esta dejación al alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, del que ha dicho que “ya no le interesa la ciudad, traiciona a los ciudadanos y abandona a los barrios”. La portavoz socialista ha mencionado los proyectos presupuestarios, de los que ha remarcado que eran “una oportunidad para que salieran los equipamientos para los barrios en esas líneas presupuestarias”.

Ranera ha estado acompañada en su visita de la concejal socialista Ana Becerril y del vocal del partido en el distrito, Raúl Alarcón. Becerril, de acuerdo con su compañera, ha expresado su descontento con el Gobierno de Azcón, del que ha dicho que “hace muy poco” por los barrios. Ha recordado también que la pasada semana presentaron una pregunta en la Comisión de Acción Social y Familia para que le dieran respuesta al porqué uno de los potreros de Miralbueno no estaba vallado. Su sorpresa ha llegado este jueves al ver un camión de Zaragoza Deportiva vallando el recinto. “Nos alegramos mucho de que nuestras iniciativas tengan esta consideración, pero debería ser más frecuente”, ha manifestado.

Las reivindicaciones del barrio

Alrededor de 17.000 vecinos viven en la actualidad en el distrito Miralbueno. Son varias las reivindicaciones que los vecinos piden, entre ellas un pabellón nuevo. El que tienen se utiliza tanto para la práctica deportiva como para las actividades socioculturales. Exigen un pabellón digno que no tenga que dividirse.

La inutilidad de los solares es otro de los problemas que señalan los vecinos. Afirman que el barrio está repleto, “sobra mucho suelo municipal” y su abandono, indican, acaba derivando en botellones. Uno de los que instan con mayor rapidez a que sea utilizado es el que se encuentra al lado del Colegio Julio Verne. Piden que se construya un aparcamiento para que los padres puedan dejar a sus hijos.

La mejora de equipamientos deportivos también es una necesidad para Miralbueno, ya que como ha indicado Becerril haciendo referencia a los potreros, “están la mayoría vandalizados y por ello no se usan”.

Print Friendly, PDF & Email