Aragón envía a Moncloa su documento de financiación tras un acuerdo casi unánime en las Cortes

El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, se ha reunido este jueves con los grupos parlamentarios // Foto: Cortes de Aragón

Aragón ya tiene listo el documento de financiación autonómica que enviará a Madrid entre el viernes y el sábado de esta semana. La propuesta, a la que se ha llegado gracias a un amplio consenso entre las diferentes fuerzas -excepto Vox, que se ha desmarcado-, persigue que el Gobierno central tenga en cuenta la importancia de la población ajustada o corregida de acuerdo a criterios sociodemográficos, dejando atrás la cuestión de la renta per cápita. Entre ellos, la dispersión, la orografía, el coste total de los servicios públicos, así como la equidad y equilibrio en el acceso a los mismos, el esfuerzo fiscal o la suficiencia financiera.

De esta manera lo ha explicado el consejero de Hacienda de la DGA, Carlos Pérez Anadón, que ha comparecido tras la última reunión mantenida en las Cortes con los grupos parlamentarios. El responsable en materia de Hacienda ha reconocido que “será una lucha bien difícil con otras comunidades, así que debemos ir lo más pertrechados posible junto a los agentes sociales”. A juicio del arco político que conforma el territorio aragonés, actualmente existen variables de mucho peso para el reparto de dicha financiación, tales como la orografía o la dispersión, necesarias para contar con una foto fija de la realidad de las políticas de gasto.

“El documento enviado es ahora mucho más amplio que el inicial. Hemos incluido ciertos mecanismos de cálculo, una puntualización de varias cuestiones respecto a la educación o la sanidad, además de corregir algunas variables”, ha expuesto Pérez Anadón. En última instancia, el consejero ha apuntado directamente al Ministerio de Hacienda porque “va a haber posiciones frontales entre las autonomías”, motivo por el que “tendrá que desempeñar un trabajo muy serio”.

El cuatripartito no entiende la postura de Vox 

Desde el cuatripartito han señalado que “este es el momento de Aragón”, motivo por el que lamentan la posición de Vox. «En esta situación, tenemos que dar una imagen de unidad», ha expresado el PAR en alusión a la formación encabezada por Santiago Morón. Desde CHA, Joaquín Palacín ha criticado que Vox «apueste por un método centralista», mientras que Podemos tampoco comprende la postura adoptada. «Nos hacen rabiar y hablan de ello como si fuera un mercadeo. No endentemos que digan que no van a participar. Es el único grupo que no ha hecho ninguna aportación», ha manifestado Nacho Escartín.

En lo relativo a la propia propuesta, el PAR ha dejado claro que «no queremos ser españoles de segunda». «Nuestro territorio tiene una realidad particular que España debe abordar», ha comentado, al tiempo que ha puesto especial énfasis sobre la relevancia de las políticas activas de empleo para que las empresas decidan quedarse en el entorno rural. Desde el PSOE, Vicente Guillén ha explicado que, partiendo de este documento, se incrementaría la capacidad de gasto de Aragón en 7,3 puntos. “Las necesidades de gasto estarían en el 13,6%, por encima del promedio nacional”, ha destacado.

Para Podemos, la DGA «ha recogido un acuerdo amplio y sólido”. Su portavoz, Nacho Escartín, ha finalizado su comparecencia alegrándose por la recapacitación del PP. “Ha hecho aportaciones en positivo y eso trae consigo una propuesta más enriquecida para llevar a Madrid”, ha zanjado. Por último, el presidente de CHA, Joaquín Palacín, ha vuelto a insistir en el respeto al Estatuto de Autonomía. “Con el actual modelo perdemos, ya que no se cubren los costes de los servicios públicos», ha denunciado.

La oposición tilda de «positivo» el documento enviado a Madrid 

Por otro lado, los grupos que integran la oposición, a excepción de Vox, que asegura que mantiene una posición contraria respecto a la reforma a escala nacional, han valorado positivamente el documento que enviará el Gobierno de Aragón.

Por parte del Partido Popular, Mar Vaquero ha reconocido haber solicitado al Ejecutivo de Lambán mantener y defender sus reivindicaciones en Madrid, haciendo hincapié en seguir planteando que el coste de los servicios es una de las variables que debe servir para calcular dicha financiación. “Seguimos abogando por reivindicar el planteamiento de tener en cuenta la dispersión o el esfuerzo fiscal, así como carencias en relación a la orografía o el peso de la despoblación”, ha resaltado. Asimismo, ha agradecido que se haya atendido su iniciativa sobre la creación de un comité de expertos para defender los intereses de los aragoneses. “Abordaremos este tema en la próxima Junta de Portavoces. Se nos ha trasladado la voluntad de implantar ese grupo de expertos para que cualquier documento enviado desde Madrid pueda ser analizado y refrendado aquí”, ha incidido.

Desde Ciudadanos, José Luis Saz ha remarcado la necesidad de compensar “con aportaciones y propuestas” la última década porque todavía continúa vigente el modelo de financiación de 2009. A opinión de la formación liberal, uno de los grandes problemas es la falta o perdida de importancia de la superficie. “Aragón tiene el 10% del territorio nacional. No es lo mismo medir la sanidad en función del número de personas que en función del lugar concreto de ubicación”, ha matizado. En lo relativo a la apuesta que lanza el Gobierno central, Saz ha manifestado que “vamos a intentar que se conceptúe que hace falta darle más importancia al territorio”. “Todos los informes técnicos dicen que el reparto debe ser ponderado en relación a criterios poblacionales y el territoriales”, ha zanjado.

“La propuesta planteada avanza en establecer criterios de justicia que permitan una cuantificación efectiva entre la población”, ha asegurado el coordinador de IU, Álvaro Sanz. Además, considera “muy positivo” que el documento deje atrás criterios asociados a la renta per cápita y vaya aterrizando en variables que implican el encarecimiento de los servicios públicos. A pesar de mostrarse satisfecho por el debate de este jueves, también ha reconocido que “deja pendientes cuestiones como la nivelación vertical u horizontal del coste de los servicios, la suficiencia financiera del conjunto del sistema o la armonización fiscal para evitar el denominado dumping”.

Santiago Morón ha tomado la palabra en representación de Vox para insistir en la negativa de su formación ante la reforma puesta sobre la mesa por el Gobierno de Sánchez. A su parecer, no se aborda una reducción del gasto superfluo, sino que tan solo se habla de avanzar en la autonomía financiera. Tampoco se plantea, según ha comentado, la desaparición de privilegios económicos como los que gozan en Navarra o País Vasco. “Entendemos que este debate inicial sobre el ajuste de población no va al fondo de la cuestión y perpetúa un sistema insolidario que lleva a cada comunidad a defender lo suyo en contra de otras autonomías. No mira por el bien común, sino por el individual”, ha manifestado.

Print Friendly, PDF & Email