El Casademont Zaragoza tira de orgullo y rasmia para vencer al UCAM Murcia (91-78)

La plantilla zaragozana ha celebrado el triunfo ante el equipo revelación. Foto: Basket Zaragoza

Volvió Casademont Zaragoza a su cancha y lo hizo con una solvente victoria, la séptima de la temporada, ante la revelación UCAM Murcia (91-78). El choque fue duro y farragoso, y se enderezó en la segunda mitad, tras un primer periodo de color visitante. Una soberbia actuación coral con Bone, Waczynski, Yusta y Thompson tomando el operativo en momentos delicados y aportando la rasmia necesaria para vencer un difícil compromiso.

En un arranque intenso como se auguraba, Lima abrió el marcador y Thompson de mate igualó el choque. Jordan Davis se retiraba con problemas físicos mientras en ataque Deon Thompson nutría el marcador rojillo. En defensa, junto a Deon, Radoncic sacaba el físico ante Webb III. No tenía el acierto necesario el bloque rojillo hasta que Cook rompió la seguía en el 6-6 mediado el cuarto.

Se estiró el visitante al 6-11 con Thompson percutiendo sin fortuna sumatoria. Hlinason rotó por dentro y, tras pérdida, el 7-18 obligó a Ponsarnau a parar el choque. San Miguel sumó en su primera posesión, como Bone, y así sumar un 4-0 de parcial. Rojas cometió falta en la primera acción en pista sobre Waczynski, cerrándose 13-22 el primer tramo.

La desventaja rojilla la limó Radoncic y Vanwjin con sendos 2+1 y Waczynski para acercar al 24-27 tras el libre del belga. Taylor en los murcianos sumaba al límite de las posesiones. El esfuerzo de los de Ponsarnau les llevó al 30-31 mediado el cuarto. UCAM Murcia no hacía prisioneros y sumaba faltas mandando al 4.60 a los rojillos. Cada vez que acechaba al -1 Casademont Zaragoza, los murcianos tiraban de respuesta. Otro arreón de los amarillos dejo el asunto al descanso 38-48 con triple sobre la bocina de Webb III.

Remontada en la segunda mitad

Tras la pausa, salió Casademont Zaragoza con la dosis de rasmia que precisaba el asunto y un 6-2 enardeció a la “marea roja”. La tercera falta de Hlinason en ataque condicionaba el juego interior rojillo. Pero ahí, Bone y Waczynski con sendos triples, pusieron el 50-50 y el tiempo de Sito Alonso. La atmósfera era otra y Hlinason de mate volteó el electrónico, coincidiendo con el mejor momento de los de Ponsarnau.

Waczynski en el triple, de nuevo, puso el 55-50 en un momento de partido clave. La cuarta de Hlinason devolvió a Thompson a pista. Bone puso en pie al Felipe con un 2+1 a Cate con acrobacia a tabla y el 58-54 y Radoncic con otro 2+1. Sito Alonso ponía a Radovic de nuevo en cancha. Rojas salió a encargarse de Yusta mientras Bone desde el 4.60 abría al 61-56. El cuarto pintó rojo tras la canasta de Thompson y el triple de Bone sobre la bocina 66-60.

El Casademont quería huir en el tanteador. Un robo de Mobley con bandeja y palmeo de Yusta errado ponía más tensión al 68-60. Ya iba por +8 el equipo de Ponsarnau y con sensación de solvencia y crear la tensión en el rival que llevó a la técnica a Alonso. Se sentía otro momento de partido. Llegó la tercera de Rojas y el triple de Yusta, su par, para el 73-61. Yusta, otra vez Yusta, para otras máximas ventajas tras el 2+1 y el libre de Hlinason 76-62 (min. 33).

Radoncic sacaba petróleo en el poste bajo y Bone en el 6.75 como su compañero en una contra para saltar el 83-69 y asestar un golpe encima de la mesa. Un triple de Webb III a 1.50 encendió el desenlace pero Bone a la contra respondió para un +9 cuando Webb III no solo cometió falta sino técnica para que Waczynski y Radoncic reafirmarán la tendencia inmutable del signo final del partido 91-78.

Print Friendly, PDF & Email