Lasure hereda el 16 de Eguaras y está listo para ser convocado ante el Ibiza

Dani Lasure peleará con Nieto y Chavarria un puesto en el once. Foto: Real Zaragoza

Dani Lasure ya está plenamente recuperado y piensa en hacerse un hueco en el once zaragocista. Se encuentra “muy ilusionado por tener la oportunidad de ser jugador profesional”, una alegría que es doble “por hacerlo en casa, en el Real Zaragoza”. El lateral izquierdo ha pasado por la sala de prensa de la Ciudad Deportiva para explicarlo, y ha anunciado que hereda el número 16 de Íñigo Eguaras.

Esta situación es muy especial para el canterano. Cuando jugaba en el Leganés, un cáncer le dejó alejado de los terrenos de juego y el fútbol quedó relegado a la irrelevancia. Lógicamente, en el momento del diagnóstico solo pensaba en su vida, no en el tema futbolístico. Entonces empezó a recuperarse, vio que había opciones de volver a jugar y, cuando superó el cáncer, tuvo claro que iba a hacerlo.

En este punto se encuentra ahora, y con la ilusión de un joven canterano, a pesar de tener ya 27 años. Es “como volver a vivir todo de cero”, y son sensaciones que, aunque ya las haya vivido, las retoma “de manera especial, con la misma ilusión y las mismas ganas”. Siente que está disfrutando “de experiencias nuevas” por volver a divertirse con el fútbol. Y es aquí donde tiene recuerdos para todos los que le han apoyado y ha tenido cerca, empezando por la familia y sin olvidar a la afición.

Su vuelta a los terrenos de juego le ha rondado la cabeza muchas veces. Primero quería superar la enfermedad, y cuando estableció nuevas metas, su principal ilusión fue “pisar otra vez el césped”. Especialmente importante es el de La Romareda por todos los momentos que ha vivido, como aficionado y como futbolista. Es momento de “disfrutar las pequeñas victorias que en lo personal suponen” y aprovecharlas.

Al venir de un proceso tan complicado, parte con desventaja en el plano físico. Tiene que ponerse en forma y recuperar el ritmo de competición, pero se siente “totalmente recuperado”. En el deportivo, “los últimos resultados no han acompañado”, por lo que se han metido “en un pequeño problema”. El equipo “está trabajando bien”, pero “los resultados no llegan y no se traslada al campo”. Sin embargo, tienen “mucha confianza y ganas de que salga a relucir por fin y se transforme en puntos”.

Su rol no ha querido desvelarlo en la comparecencia, pero quiere “aportar lo máximo posible” y poner sus virtudes “al servicio del equipo”. Ya está a disposición del cuerpo técnico, totalmente recuperado y con ganas de poder aportar. Su idea es no hablar de objetivos a largo plazo, pero ser conscientes de que cada partido “va a ser una final” y deben jugarlo “como si fuese el ultimo”. “Hablar de objetivos no nos beneficia, hay que ir a cosas más pequeñitas y lo importante es ganar al Ibiza”, ha sentenciado el zaragocista.

Print Friendly, PDF & Email