Una red cobraba entre 200 y 1.000 euros por ‘pasaportes Covid’ falsos de la UE

Los arrestados están acusados de haber realizado la inscripción fraudulenta de unas 1.600 personas en el Registro Nacional de Vacunación

La Policía Nacional ha desarticulado la rama española de una trama delictiva, liderada desde Francia, que vendía pasaportes Covid falsos en diferentes países de la UE y por los que cobraban entre 200 y 1.000 euros.

Según ha informado este martes la Policía, en el marco de esta operación se ha detenido a un total de siete personas -seis en Madrid y una en la provincia de Barcelona- por los delitos de falsedad documental y contra la salud pública.

Los arrestados están acusados de haber realizado la inscripción fraudulenta de unas 1.600 personas en el Registro Nacional de Vacunación. La trama habría captado a personal sanitario para acceder al registro y se continúa investigando por el posible robo de claves de acceso al mismo.

Para dar a conocer su actividad, los encausados se anunciaban en aplicaciones de mensajería instantánea aprovechando grupos de temática negacionista, en los que ofrecían tanto pruebas PCR falsas como pasaportes Covid falsificados.

Pago en criptomonedas

La investigación comenzó a principios de enero cuando se detectaron anuncios que ofrecían tanto pruebas PCR falsas como pasaportes Covid falsificados en grupos de carácter negacionista de una aplicación de mensajería instantánea. Los agentes pudieron comprobar que personas integrantes de grupos criminales o intermediarios de estos, se introdujeron en estos grupos para garantizar un “pase de salud” a personas que no estuvieran vacunadas.

De este modo averiguaron que el pago que exigían a cambio de las certificaciones fraudulentas era de 50 euros, en el caso de emitir certificados de pruebas PCR negativas, y cantidades que oscilaban entre los 200 y 1.000 euros a cambio de expedir pasaportes Covid en los que constaran dos o tres dosis de vacunación.

Además, los investigadores pudieron constatar que, en la mayoría de los casos, los integrantes de la organización exigían el pago en criptomonedas, a través de cuentas que habían abierto en terceros países para hacer más complicado el rastreo por parte de las autoridades.

Una vez que los implicados percibían el pago los interesados obtenían el código QR en el que constaba la pauta de vacunación fraudulenta. A los dos días podían obtener el pasaporte Covid en el que constaban como recibidas dos o tres dosis.

Print Friendly, PDF & Email