El aluminio se erige como la “apuesta de futuro” de los sectores económicos en España

Eso no sería posible sin un sector, el español, que emplea a entre 17.000 y 20.000 personas entre empleos directos e indirectos

El sector del metal y, en concreto, materiales como el aluminio se están convirtiendo en la “apuesta de futuro” de muchos sectores económicos en España para orientar su actividad y sus retos sostenibles. Así lo demuestra la “dificultad” que existe actualmente para que la producción de este material se acerque o equivalga al nivel de la demanda de aluminio, que representa un “indicador positivo que nos habla de la reactivación económica” tras la pandemia.

El presidente de la Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficies (AEA), Armando Mateos, explica en una entrevista publicada en la página web de Itesal, empresa de la que es director general, que «desde diversos sectores se está haciendo una firme apuesta por el aluminio», y que «en las últimas semanas se está colocando el foco sobre un escenario de desabastecimiento de productos, cuando de lo que se trata no es tanto de que estemos ante una carencia de materias primas; lo que se está produciendo es un incremento exponencial de la demanda”, asegura. Esto obliga a las empresas del sector a dar “respuesta a contrarreloj” a un volumen al que no se está “acostumbrado”.

Eso no sería posible sin un sector, el español, que emplea a entre 17.000 y 20.000 personas entre empleos directos e indirectos, y se sitúa como la tercera gran potencia productora de aluminio extruido en Europa, solo por detrás de Alemania e Italia. Ese incremento de volumen de la demanda ha obligado a elevar los precios del material, pero Mateos asegura que no es “la única materia prima cuyo precio se ha visto incrementado”, sino que se trata de “algo generalizado en varias industrias”.

Sin embargo, el sector del metal atraviesa una época en la que el mercado internacional se ha estropeado, y eso ha generado “contratiempos” en los suministros, reconoce el presidente de la AEA. Mateos hace un llamamiento para que Europa, y especialmente España, apuesten “por una recuperación de las industrias nacionales, potenciando la circulación de recursos y materias entre nuestras economías, así como el reciclaje dentro de nuestras fronteras”. “Por ello, es indispensable tener disponibilidad del suministro de aluminio primario en España, algo que eliminaría los recargos por costes de transporte”, reclama Armando Mateos.

La sostenibilidad como principal reto

El presidente de la Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficies, y director general de Itesal, avala como reto del sector para poder afrontar el auge del aluminio la sostenibilidad, “algo que nos ocupa y repercute a todos, pero más aún a las industrias y, especialmente, a aquellas que se dirigen a sectores tan vitales como la construcción y las reformas, o los transportes. Todas tocan de lleno al sector del aluminio”, expresa Mateos.

Pero para garantizar la meta de la sostenibilidad, y lo que en un futuro exige la Agenda 2030, es necesario que los procesos de producción y reciclaje “consuman la menor cantidad de energía posible, o trabajen con la mayor cantidad de energías verdes, algo por lo que también trabajamos”, asegura el presidente de la AEA.

En este sentido, los fondos europeos y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se antojan fundamentales. El sector del metal lo tiene claro: “Estamos trabajando para que la del aluminio sea contemplada como una de las industrias preferentes en todo lo relacionado con un futuro más sostenible y eficiente”, confirma Mateos, quien aboga al mismo tiempo por encontrar “nuevas fuentes de suministro” que pasan por “invertir en una industria propia”.

«El aluminio tiene mucho que decir»

Es ahora cuando este material comienza a “ocupar el lugar que merece dentro de la industria”, “pero aún queda mucho camino por recorrer”, subraya el director general de Itesal. Y es que, a pesar del auge del metal en la práctica totalidad de los sectores de producción, todavía está en mano de los empresarios “mostrar la viabilidad y los beneficios de nuestro sector, y esa es la senda que actualmente estamos transitando”.

“Por suerte, estamos recibiendo una buena respuesta desde las instancias gubernamentales y administraciones, pero estamos convencidos de que el aluminio aún tiene mucho que decir en nuestro país”, ha expuesto Armando Mateos. Un camino por recorrer que cuenta con el respaldo de los resultados del Informe de los Índices de Circularidad del aluminio, del plástico y de la madera, que habla de un “material muy sostenible y que encaja perfectamente en los preceptos que rigen cualquier Economía Circular”.

“La demanda de aluminio a nivel mundial es mayor al aluminio disponible para reciclaje. Esto quiere decir que estamos ante un sector en constante crecimiento, con una demanda que año a año se incrementa, como estamos viendo en la actualidad”, destaca el presidente de la Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficies.

Print Friendly, PDF & Email