La renovada Rosaleda del Parque Grande se abrirá en mayo y tendrá 80 especies diferentes de rosa

La Rosaleda será otro de los puntos del festival Zaragoza Florece que se celebrará el último fin de semana de mayo | Foto: Miguel G. García

Un paseo entre variedades de rosas llegadas de cualquier punto del planeta. Así es como se verá la nueva Rosaleda del Parque Grande José Antonio Labordeta en lo que ya se ha denominado como una «vuelta al mundo en 80 rosas». Se trata de una renovación tanto a nivel estético como a nivel de infraestructuras que cambiará la imagen de este emblemático espacio creado en 1940.

En concreto, el diseño incluye ocho zonas de color, 80 bandas de plantación, 80 variedades distintas y un total de 800 plantas de rosal que comenzarán a plantarse en marzo. La idea, eso sí, es mantener la estructura del espacio actual, organizado en ocho parterres que ahora incorporarán un color concreto de floración diferente cada uno de ellos.

«Va a ser única en el mundo porque va a ser la única Rosaleda en el mundo clasificada por colores y no por especies. Esto nos va a permitir profundizar e introducirnos dentro de esos espacios para poder disfrutar de su color y su aroma para verlos en su magnitud», explica la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca.

Con diversas tonalidades para cada uno de los colores, distintos tamaños y tipos de flor, distintas estructuras del rosal o número de pétalos, la intención es exponer la gran variedad del mundo de la rosa. Su plantación, después de la preparación del terreno, llegará en marzo. Por ello, el objetivo es que este sea otro de los puntos a tener en cuenta durante la celebración de la segunda edición del festival Zaragoza Florece en el Parque Grande José Antonio Labordeta el último fin de semana de mayo.

«Con esta idea era importante mostrar a la ciudadanía de Zaragoza y de Aragón este jardín. Que descubrieran por sí mismos los diferentes rosales que hay hoy en día, pero también los que son variedades antiguas», apunta la especialista en creación de variedades de rosas, Matilde Ferrer.

Otro de los objetivos prioritarios de esta reforma es hacer la Rosaleda accesible a todos sus visitantes. Por ello, se eliminarán las barreras arquitectónicas hasta ahora existentes, se incorporará un circuito completamente seguro, así como señalética informativa inteligente.

Por último, hay que recordar que esta iniciativa tendrá un coste de 200 mil euros y se enmarca dentro del Plan de Mejoras Paisajísticas del Parque Grande. Así, se suma a los trabajos realizados de recuperación el Canal de las Abdulas, el manto de rosas del paseo central, la instalación de un pumptrack para bicicletas, la remodelación de juegos infantiles, la licitación de los quioscos de hostelería o los planes de recuperación del Jardín Botánico.

Print Friendly, PDF & Email