Xabat, el perro de Fundación ONCE que le ha regalado la libertad a su nuevo dueño

Alberto camina junto a Xabat por el Viaducto de Teruel

Antes de conocer a Xabat, el día a día de Alberto Villalba distaba bastante del de cualquier otro dueño que pasea con normalidad junto a su perro labrador. Sin manos, sin vista y sin gran parte de su audición tras explotarle una granada de la guerra civil en 2013, este turolense carecía de la seguridad y la libertad con la que camina ahora, desde que el pasado 14 de diciembre la Fundación ONCE del Perro Guía le hiciera su regalo de cumpleaños más especial.

Tras un largo e innovador proceso de adaptación -con adaptaciones especiales de arneses, correas, itinerarios y trabajo previo-, Xabat se ha convertido en los nuevos ojos de Alberto y ahora recorren juntos la capital turolense. Este labrador negro tiene poco más de dos años de vida. Como cualquier perro de la Fundación ONCE del Perro Guía, pasó su primer año de vida con una familia educadora en la fase de socialización y, tras su regreso a la escuela, fue entrenado en aspectos de obediencia básica, hasta que el pasado mes de septiembre comenzó a realizar distintas adaptaciones encaminadas al futuro emparejamiento con Alberto.

Innovación social ONCE

Desde el accidente, Alberto comenzó a contar con la ONCE en procesos importantes para su bienestar, como su rehabilitación. Apostando por el trabajo en equipo, una trabajadora social, una psicóloga, un técnico de rehabilitación y, más tarde, una instructora de tiflotecnología, ayudaron al turolense en su recuperación. Un aprendizaje constante y mutuo sobre cómo ir solucionando las dificultades que iban surgiendo en el que tanto Alberto como su familia se mantuvieron muy activos.

Varias incidencias que surgieron con la prótesis obligaron a modificar su bastón por no poder utilizarlo con normalidad. Alberto logró retos que parecían inasumibles a nivel de comunicación: utilizando el smartphone, al principio, y llegando más adelante incluso a realizar gestos en los que es necesario el uso de tres dedos.

En su domicilio, el aragonés también ha conseguido adaptaciones que le facilitan la autonomía, superando así situaciones complicadas como puede ser abrir la puerta con llave o activar electrodomésticos.

A lo largo de todo este tiempo, el deporte ha sido una de las constantes en la vida de Alberto, quien suele practicar ciclismo en tándem, senderismo, raquetas de nieve y, de forma más intensa, atletismo y “Agility” adaptado con una perra, lo que le ha llevado a convertirse en campeón de España y subcampeón del mundo.

Un ‘traje’ a medida de Alberto

Entre las novedades más significativas se encuentran las correas y el arnés, elementos fundamentales para que Alberto pueda dar órdenes a Xabat teniendo en cuenta su doble amputación. Para ello, se ha contado con la colaboración desinteresada del sastre afincado en Boadilla del Monte (Madrid), Emilio Asiaín, quien ha fabricado este material de forma personalizada y exclusiva para la iniciativa, con el objetivo de que exista la mayor autonomía para el dueño con correas adaptas a su cintura.

Print Friendly, PDF & Email