Lo onírico y la magia protagonizan el cartel del Festival de Cine de Huesca, que abre inscripciones

Hasta el 10 de febrero está abierto el proceso de inscripción para los cortometrajes

El Festival Internacional de Cine de Huesca pone en marcha su maquinaria de cara a la 50ª edición que se celebrará el próximo mes de junio (entre el 10 y el 18 de ese mismo mes). Esta histórica cita cinematográfica presenta su imagen central, diseñada por el reputado artista y diseñador Isidro Ferrer, al mismo tiempo abre la inscripción de cortometrajes para conformar los tres concursos sobre los que cimenta su programación.

El cartel oficial para este 2022 presenta una imagen donde los protagonistas son un hombre disfrazado de ave y un huevo; una creación que obvia las referencias directas al cine y abre interrogantes en el espectador, pero que para su autor “abraza un espíritu surrealista muy buñueliano”.

La obra tiene un alto componente onírico y apela directamente al universo de la creación, la fantasía y la magia; como explica su creador “el huevo simboliza el origen del ser, la perfección y la creación. También representa al mundo y al Universo”. En lo referente al ave, es “un símbolo celeste” que en algunas civilizaciones representa la inteligencia y sabiduría, “por eso los chamanes y líderes indígenas se visten con plumas de ave” afirma Ferrer. La unión de ambos elementos es algo que se puede observar en mitologías de todo el mundo, desde Egipto hasta la India, pasando por Oceanía; “el huevo del mundo es un tema mitológico y cosmogónico que representa simbólicamente un comienzo de algún tipo” concluye.

Isidro Ferrer (Madrid, 1963) es uno de los diseñadores gráficos e ilustradores españoles más afamados a nivel internacional. El creador afincado en Huesca posee entre otros muchos reconocimientos el Premio Nacional de Diseño de 2002 y el Premio Nacional de Ilustración en 2006. Su vínculo con el Festival es fuerte y extenso, autor de uno de los posters más laureados (el de 2012 junto al fotógrafo Chema Madoz) y creador del actual Premio Luis Buñuel, Isidro viene asesorando en la selección del autor del cartel en las dos últimas décadas y forma parte como patrono de la Fundación del Festival desde 2019.

El proceso de inscripción de cortometrajes se abre hasta el 10 de febrero

El Festival Internacional de Cine de Huesca abre el proceso de inscripción de cortometrajes, el eje fundamental de su programación y la base de sus tres concursos: Internacional, Iberoamericano y Documental. Las obras que busquen entrar en la sección oficial del certamen altoaragonés deberán ser enviadas antes del próximo 10 de febrero; trabajos de cualquier parte del planeta que arrancan así la carrera hacia los Premios Danzante, calificadores para los Premios Goya de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y los Oscars de The Academy.

El certamen mantiene el formato hibrido (presencial y online) y cuenta con un montante total en premios que supera los 24.000 euros, donde el citado Premio Danzante está dotado con 5.000 euros en cada uno de sus tres apartados. La audiencia sigue teniendo un papel protagonista al elegir con sus votos el Premio del Público Aragón Televisión que supone la compra de los derechos de emisión por un valor de 900 euros, así como su promoción y difusión en la cadena que le da nombre.

La cita altoaragonesa se asienta sobre un apoyo tanto artístico como económico hacia los cineastas y por ello los reconocimientos van destinados directamente a los directores de las películas (excepto las producciones de academias, escuelas o instituciones dedicadas a la enseñanza de la cinematografía), en el caso del premio de guion se concede al guionista o guionistas autores del mismo.

La inscripción abarca cortometrajes de ficción, documental, animación y obras experimentales, cuya duración máxima es de 30 minutos en la ficción y 40 minutos para los documentales. El proceso se debe completar a través de la plataforma online Festhome y tiene una cuota por cada corto de 2´5 euros (coste independiente al del servicio de la propia plataforma); esta cantidad surge de los gastos de trámite y gestión para el festival y permite a los propios creadores valorar tanto su trabajo como el marco donde lo presentan.

La organización de la cita oscense se preocupa especialmente de que sus puertas estén abiertas para cualquier propuestas cinematográfica sin importar su procedencia, tal es así que incluye en sus bases excepciones para territorios que por su ubicación geográfica y/o conflictos en el país tengan problemas de acceso a internet o a realizar el pago.

Print Friendly, PDF & Email