UGT demanda avances en la negociación del convenio con Saica después de tres años negociando

El sindicato ha estimado que la empresa se gasta más de once millones de euros al año de forma estructural

El convenio colectivo Non Stop de Saica, que afecta a cerca de 350 trabajadores del personal a turnos de sus fábricas de papel, se encuentra en fase de negociación desde 2019 y el sindicato UGT ha demandado avances en las mismas. A pesar de las 20 reuniones mantenidas en este periodo, no hay ninguna novedad significativa que permita vislumbrar un posible acuerdo. UGT Saica exige más contratación directa en lugar de ETT y subcontratas y mayores posibilidades de conciliación en el trabajo a turnos.

Desde hace años, el sindicato denuncia que Saica Paper apuesta por un modelo de contratación precaria basada en ETT y subcontratas. Actualmente más del 50% de las secciones productivas están externalizadas, lo que ha supuesto en los últimos diez años, la amortización de más de 70 puestos de trabajo directos con condiciones de estabilidad y calidad.

«La subcontratación es usada por Saica para abaratar los costes de personal y precarizar el trabajo», ha denunciado UGT, que añade que cada día en las instalaciones de Saica Paper hay más personal indirecto con condiciones «más desfavorables». Por otro lado, la contratación de ETT en los últimos años ha ido en aumento, y los contratos mensuales, semanales y diarios cada vez son «más frecuentes». De forma estructural se usan cerca de 60.000 horas de ETT al año en las fábricas de Saica Paper.

Las propuestas de la Parte Sindical son la implantación de un sexto turno con la consiguiente contratación directa en lugar de abusar de ETT y una mejora en los calendarios a turnos con la finalidad de facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral. Esto es, una disminución de la turnicidad y mejora en el descanso. También piden recuperar puestos de trabajo externalizados prescindiendo de las subcontratas; a lo que se suma un sistema de retribución flexible por el cual las personas trabajadoras puedan optar voluntariamente entre descanso y retribución económica.

Y además, la parte social ha estimado que la empresa se gasta más de once millones de euros al año de forma estructural, en la contratación de ETT y subcontratas, por lo que la petición de la parte social supondría cambiar este gasto por inversión en plantilla directa, que «en definitiva daría mayores niveles de eficiencia a las instalaciones». Por todo esto, el factor económico «no puede ser usado por la compañía como excusa a la hora de negociar abiertamente estos aspectos, y poder seguir avanzando en ellos, ya que, para nosotros son prioritarios a la hora de llegar a un acuerdo», ha indicado el sindicato.

«Saica lleva meses apareciendo en los medios liderando programas y proyectos para captar fondos europeos de recuperación», ha apuntado el sindicato. Estos planes deben ir acompañados de un «compromiso de responsabilidad social», por lo que «no entendemos la cerrazón de la empresa a negociar abiertamente las medidas propuestas para la creación de empleo directo, dejando atrás las políticas de precarización», han concluido desde UGT.

Print Friendly, PDF & Email