El consumo final de los hogares aragoneses aumentó un 3,6% respecto a 2020 en el tercer trimestre

En términos generales, la economía aragonesa registró un crecimiento tanto en términos intertrimestrales como en términos interanuales. Foto: Laura Trives

A pesar de que la sociedad sufrió por segundo año consecutivo los efectos de la pandemia en todos los ámbitos, especialmente en el económico, las estimaciones realizadas por el Instituto Aragonés de Estadística (Iaest) sobre los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de España elaborada por el INE reflejan que el gasto en consumo final de los hogares aragoneses aumentó un 3,6% anual en el tercer trimestre del año 2021. Mientras que el de las Administraciones Públicas de Aragón anotaba un aumento del 1,8% anual en otoño.

En términos generales, la economía aragonesa registró un crecimiento tanto en términos intertrimestrales como en términos interanuales. En concreto, el Producto Interior Bruto (PIB) de Aragón aumentó un 2,3% en tasa trimestral durante el tercer trimestre del año, frente a la caída del 0,5% del segundo trimestre de 2021. Por su parte, en términos interanuales, el PIB de Aragón anotó un crecimiento del 2,2% en el tercer trimestre de 2021, frente al aumento del 16,9% registrada en el trimestre precedente.

El Departamento de Economía, Planificación y Empleo ha publicado este lunes el Boletín Trimestral de Coyuntura número 75, que incluye el análisis de la evolución de la economía internacional, española y, especialmente, aragonesa durante el tercer trimestre de 2021. La economía aragonesa, al igual que la del conjunto nacional, experimentaba un notable crecimiento apoyada en una situación epidemiológica más favorable, en líneas generales, gracias al alto porcentaje de vacunación de la población, que a su vez permitió un nivel de restricciones a la actividad sensiblemente menor.

Desde el punto de vista de la demanda, el crecimiento registrado por la economía aragonesa en el tercer trimestre de 2021 en términos anuales es consecuencia tanto del favorable comportamiento de la demanda interna como de la contribución positiva al crecimiento anual del PIB de la demanda externa.

Igualmente destaca la inversión en bienes de equipo, que registraba una tasa de variación positiva del 4,2% anual. Respecto al sector exterior, las ventas exteriores aragonesas de bienes y servicios se incrementaron (5,1% anual), mientras que las compras al exterior se contrajeron un 3,3% anual en el tercer trimestre del año.

Desde la óptica de la oferta, en el tercer trimestre los sectores productivos de la economía aragonesa registraban una evolución dispar, con caídas en agricultura, industria manufacturera y construcción, siendo los servicios el único sector productivo que experimentó una tasa de variación anual positiva.

En cuanto al mercado de trabajo, la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2021 mostraba que éste ha continuado su senda de recuperación, con un crecimiento de la población activa y una clara mejoría del empleo respecto a la primavera. Asimismo, en términos interanuales, aumentaba tanto la población activa como el empleo.

La vacunación y la mayor libertad de restricciones, posibilitan el crecimiento

Por lo que respecta a la economía del conjunto del país, ésta registró un buen dato de crecimiento, en un contexto marcado por el retorno gradual a la normalidad económica gracias a una mejor situación epidemiológica en líneas generales, el alto nivel de vacunación de la población y a un menor nivel de restricciones a la actividad. El crecimiento registrado por la economía española en el tercer trimestre de 2021 en términos anuales es consecuencia tanto de una contribución positiva de la demanda interna al crecimiento anual del PIB como de la demanda externa. Desde el punto de vista de la oferta, los servicios y la industria se anotaban tasas de variación anual positiva, mientras que la agricultura y la construcción registraban caídas en términos interanuales.

En el plano internacional, durante el tercer trimestre de 2021, la economía mundial continuaba su recuperación, pero de forma desequilibrada entre países, sectores de actividad y grupos sociales. Además, el fuerte ritmo observado en la primera mitad de 2021 perdía fuelle paulatinamente en muchas economías avanzadas. La escasez de mano de obra, cierres relacionados con la pandemia, el repunte de precios de la energía y las materias primas, así como desajustes entre oferta y demanda son factores que estarían frenando el crecimiento y agravando las presiones sobre los costes de producción.

No obstante, la evolución de la pandemia continúa siendo el principal factor determinante de la actividad económica y el empleo, y en el tramo final del año se producía cierta divergencia cíclica entre Estados Unidos y la Unión Europea, ya que las perspectivas mejoraban en el primer caso mientras en Europa central se iniciaba una nueva ola de contagios, que unida con los problemas de suministro de componentes y los elevados precios de la energía han provocado un deterioro del ritmo de actividad y de las expectativas a corto plazo.

Industria alimentaria

Por último, la habitual instantánea sectorial que acompaña al Boletín, realiza en este número un análisis de evolución de la industria alimentaria en Aragón entre los años 2016 y 2020, sector estratégico cuya importancia relativa ha aumentado en este período tanto por lo que respecta a sus cifras de producción como de empleo y de comercio exterior.

El Boletín Trimestral de Coyuntura puede consultarse en la siguiente página web: https://www.aragon.es/-/boletin-trimestral-de-coyuntura

Print Friendly, PDF & Email