El TSJA responde y tacha de «graves y muy desafortunadas» las palabras de la consejera Repollés

Las declaraciones “transmiten a los ciudadanos aragoneses una imagen de enfrentamiento y malas relaciones entre el Poder Judicial y el Gobierno de Aragón". Foto de archivo

“Graves y muy desafortunadas”. Así califica las palabras de la consejera de Sanidad, Sira Repollés, el presidente del TSJA, Manuel Bellido, quien asegura que esas declaraciones “transmiten a los ciudadanos aragoneses una imagen de enfrentamiento y malas relaciones entre el Poder Judicial y el Gobierno de Aragón que, además de erosionar las relaciones institucionales, ni se ajusta a la realidad, ni se corresponde con la función que a cada uno de los poderes le corresponde en un estado de derecho democrático”, ha señalado en un comunicado.

Bellido se muestra tajante y aclara que no existe ningún enfrentamiento entre ambas instituciones, sino “el legítimo ejercicio de las funciones del Poder Judicial y del Poder Ejecutivo en una época de gran dificultad para la actuación de ambos”. Ha respondido a la afirmación sobre la toma de decisiones según la orientación ideológica, y expresa que los tribunales “ni quieren gobernar, ni pretenden obstaculizar las medidas sanitarias, sino que ejercen la función constitucional que les corresponde de controlar la legalidad de la actuación del poder político y de la administración”.

Pero, sin duda, considera que lo “más grave” de las declaraciones “es la atribución de móviles espurios a los jueces, afirmando que resuelven por motivos ideológicos, hasta el punto de considerar evidente que se trata de unos jueces de derechas que resuelven en contra de un gobierno de izquierdas”. Bellido no termina de creer que la consejera de Sanidad “sea capaz de atribuir una concreta filiación política a los integrantes de los tribunales que, por otra parte, y como todos los ciudadanos, tienen, legítimamente, sus propias y variadas creencias e ideologías”.

“Estas declaraciones perjudican gravemente la confianza que los ciudadanos tienen en el Poder Judicial y, por ende, en el conjunto de las instituciones de nuestra democracia. La deslegitimación de las instituciones con la consiguiente pérdida de la confianza de los ciudadanos constituye uno de los mayores riesgos para las democracias en esta época gravemente polarizada, y puede abrir el camino a sistemas de gobierno de baja calidad democrática”, advierte.

Eso sí. Después de recibir la llamada de Repollés, el presidente del TSJA ha manifestado que considera las declaraciones como “unas palabras poco reflexionadas en el contexto de gran tensión que genera tener que gestionar la aplicación de las medidas sanitarias de lucha contra la pandemia, cuya dificultad y complejidad comprendemos perfectamente”. Asimismo, Bellido ha reiterado que no existe ningún enfrentamiento entre el Poder Judicial y la DGA, sino “respeto mutuo”, y ha expuesto que “los jueces colaboraremos siempre con el resto de los poderes e instituciones, ejerciendo lealmente nuestra función constitucional, para ayudar a superar estos difíciles momentos que todos estamos viviendo”.

Print Friendly, PDF & Email