Las Bodas de Isabel de Segura se retrasan y se celebrarán en Teruel del 24 al 27 de marzo

La próxima edición de Las Bodas de Isabel de Segura se celebrará del 24 al 27 de marzo en vez de hacerlo del 17 al 20 de febrero tal y como estaba previsto debido a la actual situación epidemiológica. Así lo han anunciado este jueves representantes del Ayuntamiento de la capital, de la Fundación Bodas de Isabel y de la Federación de Grupos.

La alcaldesa de la ciudad, Emma Buj, ha destacado la capacidad del consistorio para adaptarse a las circunstancias señalando que con la transmisión actual del la Covid19 es “imposible” celebrar Las Bodas de Isabel de Segura en las fechas en las que estaban previstas “porque sería irresponsable por nuestra parte”.

Buj se ha referido a esta fiesta como una de las señas de identidad de la ciudad, que cuenta con 25 años de trayectoria, y la ha calificado como “uno de los eventos más queridos y respetados por los turolenses”. La decisión se ha tomado “estando todos de acuerdo y sin ningún tipo de fisura”.

Con este cambio de fecha, “esperamos hacer una celebración con la enjundia y con la dignidad que esta fiesta se merece”, indicaba, señalando que no va a ser igual que antes de la pandemia ya que “seguramente tendrá que tener otros condicionantes”.

Buj ha agradecido una vez más el trabajo que realiza la Fundación Bodas de Isabel así como su capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias, y a la Federación de Grupos “por estar siempre trabajando y remando junto al Ayuntamiento y a la Fundación para procurar lo mejor para la ciudad de Teruel”.

“No es una decisión fácil, pero estamos convencidos de que es la mejor decisión para la ciudad de Teruel, porque retrasando esta celebración permitimos cuidar la salud de los turolenses y a la vez que pueda llevarse a cabo un evento que tan importante es para los propios turolenses, que también tenemos ganas, en la medida de lo posible, de poder disfrutarlo”, añadía, indicando que “lo que espero es que podamos disfrutarlo todos en las mejores condiciones”.

Respecto a las fiestas escolares habituales en Las Bodas de Isabel, el Ayuntamiento se pondrá en contacto con el departamento de Educación del Gobierno de Aragón para comunicar el cambio de fechas y si Educación cambia las fiestas escolares de jueves y viernes 17 y 18 de febrero a las nuevas fechas 24 y 25 de marzo, la fiesta local escolar que determina el Ayuntamiento el lunes después de Las Bodas día 21 de febrero se cambiará al correspondiente lunes 28 de marzo, y si Educación mantiene las fiestas escolares en febrero, el Ayuntamiento cambiará el lunes 21 de febrero por el viernes 25 de marzo, por lo que “sí o sí, los niños no tendrán colegio el viernes de Las Bodas”.

Belén Royo, responsable de Comunicación de la Fundación Bodas de Isabel, señalaba que “es la decisión más responsable en este momento”, coincidiendo con la alcaldesa en que es una decisión difícil “porque Las Bodas de Isabel de Segura implican a muchos sectores: los turistas que han planificado sus viajes, mercaderes, profesionales que trabajan para esta fiesta, etc.”.

Royo destacaba la importancia de garantizar la seguridad de todos los que participan en Las Bodas, recordando que en estas fechas empezaban los ensayos, que suponen la reunión de muchas personas, y anunciando que los que se realizan de manera presencial se van a retrasar “al menos dos semanas”.

También hacía referencia al “brillo” de esta fiesta que tiene proyección internacional y que lleva la imagen de Teruel Ciudad del Amor “más allá de nuestras fronteras, incluso por todo el mundo”. “Devolver este brillo tal y como está la situación sanitaria hoy por hoy es difícil porque hay miedo y no sería responsable, mientras que en marzo parece que las cosas pueden estar mejor y podremos volver a dar la alegría a las calles de Teruel, a todos los turistas, a los grupos, a todos los participantes que cada año vienen a la ciudad”, concluía.

El presidente de la Federación de Grupos, Fran Martín, mostraba su agradecimiento al Ayuntamiento y a la Fundación “porque ponernos de acuerdo no nos ha costado prácticamente nada” y afirmaba que “todos entendemos que con la situación sanitaria a día de hoy se hacía muy difícil la celebración de Las Bodas en la fecha habitual, de hecho el planteamiento de la Federación era no poner jaimas este año porque entendíamos que podríamos ser responsables de 150 focos de contagio lo que sería inviable”. Martín confía en que se puedan hacer unas Bodas “si no normales, como han sido otros años, intentar que sean con las menos restricciones posibles” y recuerda que la Federación siempre ha apostado por la calidad en esta fiesta.

“Para mantener esa calidad tenemos que estar todos como hemos estado siempre, y si la situación sanitaria indica que tenemos que empezar a restringir cosas o no salir, Las Bodas dejan de ser Las Bodas y pasan a ser otra cosa aunque se llame lo mismo”, indicaba, reconociendo que el cambio de fecha puede generar problemas a quien ya tuviera sus reservas hechas. “Lo que queda es seguir recomendándole a la gente que se siga vacunando, que entre todos vayamos teniendo cuidado para que bajen los casos y que así cuando lleguemos al 25 de marzo podamos hacer unas Bodas lo más normales posibles”, finalizaba.

Print Friendly, PDF & Email