Lambán apuesta por sustituir cultivos de zonas inundables por otros que resistan mejor las crecidas

Según los primeros cálculos, la crecida provocó daños en unas 12.000 hectáreas de cultivos

Sustituir los cultivos tradicionales en zonas inundables por otros que mejor resistan las crecidas del río Ebro. Esta es una de las soluciones que el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha puesto sobre la mesa de alcaldes y agricultores ribereños para aminorar las afecciones por las nuevas avenidas que, a su juicio, serán más habituales en los próximos años. Para ello, planteará al Ejecutivo central que prepare algún tipo de subvenciones que agilicen esta transición.

Lambán ha reunido este jueves a los alcaldes de los municipios de la Ribera Alta y Baja con el objetivo de analizar las afecciones provocadas por la crecida de diciembre, que, según los primeros cálculos, provocó daños en unas 12.000 hectáreas de cultivos, de las que 4.000 o 5.000 están cubiertas por Agroseguro. Para el resto, el presidente aragonés ha recordado las palabras del consejero del ramo, Joaquín Olona, quien aseguró que el Gobierno “estará allá donde no lleguen” los seguros.

Así, el líder del Ejecutivo autonómico espera una respuesta positiva y la “complicidad” de los agricultores de estas localidades próximas al cauce del Ebro, pensando en que “siempre habrá inundaciones”, pues es “algo inevitable”. “No es un asunto sencillo. Estoy convencido de que, si encontramos una respuesta adecuada, no habría resistencias, sino que se sumarían gustosos a este tipo de esfuerzos. No se trata de privarles de su modo de vida, sino de asegurárselo sin alteraciones ni quebrantos de las crecidas del río”, ha expuesto.

Asimismo, el presidente aragonés se ha mostrado dispuesto a seguir avanzando en los trabajos de limpieza del cauce, que comenzaron a raíz de la avenida de 2015, que marcó un antes y un después en estos planes. “Es obvio que, si no hubiera habido limpiezas, los daños hubieran sido mucho más importantes. Esos trabajos de la CHE y del Gobierno deben continuar”, ha resaltado, poniendo el foco también en la conversación de los cascos históricos de los pueblos.

En sentido, Lambán también ha adelantado que están preparando una reunión entre la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y los gobiernos de Aragón y Navarra de cara a seguir trabajando en la limpieza de los cauces, valorando el esfuerzo del Ejecutivo central en los últimos años. “Se han acometido limpiezas que han facilitado el tránsito de las aguas y debemos seguir trabajando”, ha añadido.

El PP califica de «inadmisible» que Lambán proponga a los agricultores cambiar sus cultivos

Tras de las declaraciones de Lambán, la reacción del principal partido de la oposición no se ha demorado. Para el portavoz de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del PP en las Cortes, Ramón Celma, “es absurdo e inadmisible que después de todo lo que hemos pasado con la crecida extraordinaria de hace un mes, la única propuesta que haga la DGA sea que los agricultores cambien de cultivo y de modo de vida”.

“Se tiene que limpiar el cauce, arreglar las motas y todas las infraestructuras. Tras un mes, en muchos casos todavía los peritos no han evaluado los daños”, ha expuesto el popular, que ha insistido en que son numerosos los municipios en cuyas zonas se tendrían que haber arreglado las motas.

Además, el también presidente del PP de Zaragoza ha subrayado que “el señor Lambán se tiene que centrar primero en mirarse a sí mismo porque hasta ahora no ha hecho nada”. “Ni ha limpiado el cauce del Ebro, ni ha aprobado las enmiendas para que se incluyan en los presupuestos, ni ha arreglado las infraestructuras en un mes, ni ha enviado a los peritos, ni ha agilizado las ayudas”, ha lamentado, antes de matizar que, “cuando haga todo lo que tiene que hacer, podrá exigir a los demás”.

Print Friendly, PDF & Email