Robles alaba el trabajo de los militares en la vacunación en su visita al Hospital Militar

Una veintena de efectivos militares siguen apoyando en las tareas de rastreo y comunicando a los ciudadanos los resultados de sus pruebas

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha supervisado este lunes las labores de apoyo a la vacunación que el ministerio realiza en la Comunidad Autónoma de Aragón dentro de la Operación “Misión Baluarte”, entre las que se incluyen la disposición del Hospital General de la Defensa de Zaragoza, además de cinco Equipos Móviles de Vacunación (EMV) y otro de rastreadores militares. Robles ha puesto en valor “el compromiso de los militares españoles en la vacunación” y ha asegurado que se va a seguir vacunando “el tiempo que sea absolutamente imprescindible y necesario”, porque “hay que hacer un esfuerzo muy importante incrementando el número de personas vacunadas”.

La ministra también ha destacado el contacto “estrecho” que existe entre el Gobierno y la Consejería de Sanidad de la DGA, a la que ha agradecido “todo el esfuerzo que están realizando”. “Es un orgullo y satisfacción ver el trabajo que están realizando los sanitarios militares”, ha recalcado, haciendo alusión a las 150 unidades militares de vacunación repartidas por todo el país. En casi siete días han sido 35.000 personas las vacunadas por estos equipos de refuerzo. “Quiero hacer un llamamiento a que la gente vaya a vacunarse porque es el mejor seguro de vida, creo que el que no se vacuna es absolutamente insolidario, hay que vacunarse por uno mismo y por los demás”, ha afirmado Robles.

“Sé que a veces hay debate sobre derecho y libertad. Evidentemente uno tiene derecho a no vacunarse, pero uno tiene que ser responsable y solidario en un país democrático. La mejor democracia es pensar en los derechos de los demás y no pensar en uno solo”, ha agregado la ministra en su visita a Zaragoza.

A esa relación entre Defensa y la DGA se ha referido, asimismo, la consejera de Sanidad de Aragón, Sira Repollés, quien ha hecho gala de una “colaboración magnífica y necesaria que potencia la cercanía con el ciudadano”. “El ciudadano ve a los militares como personas cercanas, amables y por ello nuestro agradecimiento”, ha dicho Repollés. La ayuda militar ha permitido “liberar” de muchas tareas a los centros de Atención Primaria al expandir la vacunación a otros centros, lo que “facilita que se puedan atender a los pacientes en tiempo y forma”.

“Para nosotros es importantísimo que puedan colaborar en la vacunación -en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza se inoculan 1.200 dosis diarias-, la colaboración es magnífica y en este contexto de muchas bajas de personal, es fundamental”, ha subrayado la consejera. Hasta la fecha, tanto en la Unidad de Vacunación del Militar como en los Equipos Móviles de Vacunación ya desplegados en el territorio se han administrado ya casi 5.000 dosis extraordinarias de vacuna frente a la Covid-19 a ciudadanos aragoneses, lo que supone “un refuerzo” para la campaña de vacunación en la comunidad.

240 citas diarias

Los dos equipos ubicados en el Militar cuentan con agenda de tardes de 240 citas diarias. Para la provincia de Zaragoza se destinan otros dos equipos y cubrirán, a partir de hoy, las zonas de salud de Ejea de los Caballeros, Tarazona, La Almunia de Doña Godina, María de Huerva (en Cuarte de Huerva) y Fuentes de Ebro, localidades donde reforzarán la inmunización un día por semana durante todo el mes de enero. En el caso de la provincia de Huesca se ha destinado, ya desde la pasada semana, un equipo para los centros de salud de Barbastro y Monzón que continuará en esa zona hasta el día 14 de enero, para luego recalar en Jaca. En Teruel, dos equipos se ubicarán, también a partir de este lunes, en el centro de salud Teruel Ensanche dos días a la semana en horario de tardes.

Asimismo, cabe recordar que una veintena de efectivos militares siguen apoyando en las tareas de rastreo y comunicando a los ciudadanos los resultados negativos, con una media de 2.500 llamadas diarias en estos momentos. Por otro lado, se ha ampliado también la colaboración con el Hospital General de la Defensa, con doce camas más que servirán de apoyo al Hospital Miguel Servet y que se suman a las 90 ya existentes.

Las operaciones se mantienen en virtud de los recursos

Sira Repollés también ha abordado la situación epidemiológica de la Comunidad, que vive uno de sus peores episodios desde que el virus llegase al país. La presión hospitalaria es elevada, e incluso el volumen de ingresos “hace redistribuir los recursos en aquellos hospitales que se encuentran más comprometidos”. No obstante, se priorizarán las intervenciones que sean “urgentes u oncológicas” en los centros más comprometidos, y en el resto “podremos mantener la actividad quirúrgica”. “Dia a día y en virtud del número de ingresos y las UCI tendremos que ir modificando la disposición de recursos”, ha destacado la consejera.

Por otro lado, alrededor de 1.200 sanitarios se encuentran de baja en estos momentos, algo que “compromete mucho” al departamento. Este lunes ha empezado a trabajar el personal jubilado que de manera voluntaria se apuntó a la bolsa del Salud y hay prevista “una redistribución de competencias en virtud de la necesidad”, ha indicado Repollés. Igualmente, el apoyo de las unidades militares y el incremento de posibilidades de vacunación “va a permitir incrementar el volumen de inoculación”, incluso bajar el rango de edad esta semana por debajo del de 45-60 años.

Print Friendly, PDF & Email