La Confederación Española de Comercio espera “un arranque intenso de las rebajas” tras un diciembre “por debajo de las previsiones”

La patronal espera que gran parte de las ventas se concentren principalmente en las primeras dos semanas

La Confederación Española de Comercio (CEC) se ha mostrado positiva este viernes ante el inicio de la campaña de rebajas, para la que espera “un arranque intenso” tras un mes de diciembre “por debajo de las previsiones”.

Así lo ha indicado la patronal del comercio en un comunicado en el que, en cualquier caso, ha señalado que espera que los niveles de ventas continúan por debajo de los niveles pre-pandemia. En concreto, la CEC espera que gran parte de las ventas se concentren principalmente en las primeras dos semanas, en un arranque “intenso pero breve”.

Asimismo, la Confederación ha apuntado que, aunque la campaña tradicionalmente se prolongaba hasta finales de febrero, “la liberalización de los periodos de rebajas ha provocado que se desvirtúe el concepto original”, ya que “ahora se hacen descuentos todo el año y esto repercute en las campañas de rebajas, que tienen un efecto espuma, rápido pero muy breve”, en palabras del presidente de la CEC, Rafael Torres.

Para la asociación, el sector espera que la campaña de rebajas suponga “un impulso al consumo” tras el “enfriamiento” de las ventas en el mes de diciembre. A este respecto, la CEC señaló que en la segunda quincena de diciembre la facturación del sector estuvo un 15% de la de 2019, cuando las previsiones del sector estimaban que la diferencia sería del 10%. Sin embargo, la organización sí prevé que la campaña de rebajas supere las cifras de 2020, muy mermada por el impacto de ‘Filomena’.

En este sentido, la CEC ha explicado que dicha ralentización del consumo está motivada, en primer lugar, por la anticipación de las compras en el mes de noviembre; en segundo lugar, por la propia evolución de la pandemia, “que ha conllevado una disminución de los actos sociales y, en consecuencia, menores ventas”; y, en tercer lugar, por la reducción de la capacidad de gasto de los hogares en el actual escenario de alta inflación.

Print Friendly, PDF & Email