Un Casademont mermado cae con claridad en Málaga ante Unicaja (112-72)

Los zaragozanos cayeron por 40 puntos. Foto: Basket Zaragoza

El Casademont Zaragoza no pudo vencer en el Martín Carpena a Unicaja (112-72), en un choque al que acudió mermado por las bajas. Enfrente se encontró con un rival que estuvo acertado, mientras que el equipo rojillo no encontró el punto adecuado tras un buen primer cuarto. Toca pensar en el Murcia este domingo.

El choque amaneció con Hlinason sumando desde el 4.60 y Bone en penetración para poner el 0-3 de salida. La defensa rojilla cortocircuitaba el ataque verde y Mobley de triple abrió más aún la ventaja 0-6. La respuesta local a través de Eric le dio un 8-0 para tomar ventaja. El choque iba apretado con las primeras rotaciones, igualmente.

Con el 10-12, la canasta de Vanwijn y una técnica a Unicaja le dio un punto más, en un trámite competido en la competencia. Los rojillos alcanzaron de nuevo la máxima de +6 a menos de dos minutos para el final, bajo la dirección de Cook, quien obligaba al tiempo muerto de Katsikaris (12-18). El arreón visitante llegó con los puntos de Brizuela y Jaime Fernández para devolver la ventaja local. Vilá cuajaba buenos minutos, anotando cuatro puntos y manteniendo por delante a los de Ponsarnau al final del primero (19-20).

Dos arriba se colocaban los malagueños al inicio del segundo cuarto. Bone asistía para Hlinason en pick and roll y el pívot islandés forzaba la perdida de Nzosa en el siguiente ataque. Unicaja consiguió abrir una brecha de cinco puntos cuando quedaban seis por jugarse tras un triple de Abromaitis, obligando a pararlo a Ponsarnau.

Radoncic anotaba para el 32-30, y luego sería Mobley quien, desde más allá del arco, llevaba de nuevo la igualada con el 35-35. Con la máxima malagueña de +6 (41-35), el técnico de Casademont Zaragoza pedía un nuevo tiempo muerto pero Unicaja conseguía estirar la renta hasta los once de ventaja con un parcial de 11-0, que se quedaron en diez llegado el entretiempo (48-38).

Segunda mitad

Tras la pausa, los rojillos no acababan de encontrar el camino al aro y no pudo poner la energía que reclamaba el asunto. Con 19 de desventaja (57-38), Ponsarnau trató de buscar soluciones parando el choque y Radoncic anotó los dos primeros puntos aragoneses en la segunda parte y Vanwijn encadenaba la segunda acción positiva del cuarto para recortar diferencias. Un acertado Bouteille puso de nuevo marcó diferencias antes del final del acto 74-50.

En el cuarto final, los malagueños conseguían anotar con confianza, al contrario que un Casademont que no encontraba las sensaciones de los últimos choques para revertir la tendencia. El intercambio de golpes y el acierto local marcarían los minutos finales hasta el 112-72, con un Bone destacado que anotó 21 puntos. El equipo rojillo tendrá su próxima cita este domingo 9, a las 17.00 horas, en el Príncipe Felipe ante UCAM Murcia al calor de la “marea roja”.

Print Friendly, PDF & Email