Melchor, Gaspar y Baltasar recorren las calles de Zaragoza con regalos y mucha magia

Baltasar ha sido uno de los nombres más aclamados este año. Foto: Laura Trives

Entre gritos, aplausos, pancartas y, sobre todo, muchas sonrisas cargadas de ilusión. Así ha sido la llegada de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente a la capital aragonesa. Melchor, Gaspar y Baltasar se han dejado ver ya a primera hora de la tarde en las inmediaciones del colegio Joaquín Costa para luego recorrer las calles de la ciudad mientras escuchaban corear su nombre entre todos los niños asistentes.

Y si bien es cierto que los más pequeños suelen tener un favorito, este año parecía que la ilusión de poder volver a salir a disfrutar de la cabalgata en la calle creaba dudas. «Yo la verdad es que no tengo favorito, me gustan todos, tengo muchas ganas de verlos», contaba una niña preparada para su llegada a hombros de su padre con una pancarta dedicada. Otros, sin embargo, lo tenían claro «mi favorito es Baltasar y le he preparado plátano y mandarina para que coja vitaminas».

Los que no se han dejado ver, al menos de momento, han sido los camellos. Para ellos, aun así, los más pequeños ya avisaban, también habían preparado detalles en sus hogares. «Nosotros les dejaremos bizcocho de chocolate casero, pero para los Reyes Magos y para los camellos, para que lo compartan», explicaban dos niñas. Junto a ellas, otro aclaraba, «en mi casa les hemos dejado leche y galletas de mantequilla, pero también agua por si tienen más sed».

La ilusión por ver a los Melchor, Gaspar y Baltasar junto a su comitiva se ha contagiado también a los adultos. A un lado del desfile se encontraba, por ejemplo, una familia argentina que venía a Zaragoza a conocer por primera vez esta festividad en España. «Siempre nos han contado lo emocionante que es aquí, allí lo vivimos también con mucha ilusión, pero nos habían recomendado conocerla aquí», explicaban.

Y aunque no desde tan lejos, un joven también reconocía que siendo de Salamanca, era la primera vez que pasaba estos días en la capital aragonesa. «Tenía muchas ganas de disfrutarla sobre todo por ver la ilusión de los niños, es lo más importante. Llevan dos años muy complicados y verlos ahora tan emocionados nos emociona también a los mayores», aseguraba.

Además, dando una vez más ejemplo, también se ha visto cómo muchos de esos pequeños, siguiendo las recomendaciones del Ayuntamiento de Zaragoza, han acudido a la Cabalgata con mascarilla y evitando crear grandes grupos que pudieran dar lugar a aglomeraciones en buena parte del recorrido.

Los Reyes Magos regresan al balcón del Ayuntamiento 

Uno de los momentos más esperados ha sido, como suele ser habitual, ya en la misma plaza del Pilar. Los Reyes Magos han descendido de sus carrozas para proceder a la tradicional adoración en el Belén Gigante. Lo han hecho acompañados de la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, así como de la recién nombrada alcaldesa infantil, Leyre Sánchez.

Tras esto, Melchor, Gaspar y Baltasar han recuperado una tradición que llevaban años sin realizar. Junto a miembros de la corporación municipal, han subido hasta el balcón del Ayuntamiento de Zaragoza para dirigir unas palabras a todos los niños que esperaban en la plaza. Un último mensaje que ha calado en los más pequeños que todavía se atrevían a corear sus nombres antes de volver a casa para esperar su llegada en esta noche tan mágica.

Print Friendly, PDF & Email