La ampliación del horario hasta las 2.00 horas no frena el aluvión de cancelaciones para Nochevieja

Tras la comparecencia de Repollés en Teruel, las cancelaciones de reservas para celebrar el cotillón en los restaurantes caían en forma de aluvión

Fue primero el presidente de Aragón, Javier Lambán, quien anticipó la semana pasada que habría nuevas restricciones para frenar el avance del virus, tras la reunión con Pedro Sánchez. El lunes, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, dio a conocer las nuevas medidas que incluían el cierre a las 0.00 horas de los restaurantes y a las 2.00 del ocio nocturno, pero fue este martes cuando se oficializó que la orden de Sanidad finalmente permitía a los restaurantes abrir hasta las 2.00 horas. Ya era tarde. Tras la comparecencia de Repollés en Teruel, las cancelaciones de reservas para celebrar el cotillón en los restaurantes caían en forma de aluvión, y casi todos los restaurantes de Zaragoza como El Cachirulo, Aura o el Gayarre, entre otros, ya “habían anulado prácticamente todo”, indica el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de Aragón (Cehta), Fernando Martín.

“El problema es que se ha comunicado mal, tenemos un Gobierno de anuncios y se ha creado un desconcierto tremendo. Ya pasó también con las fiestas del Pilar”, ha criticado Martín, aludiendo a las declaraciones de los representantes de la DGA estos últimos días. Palabras que, por otro lado, “han hecho un daño tremendo”, porque “o das información veraz o perjudica muchísimo”. “Ese mismo lunes a las 13.30 horas se empezaron a cancelar las cenas”, ha detallado el presidente de la Cehta.

Martín ha apostado por que los anuncios de nuevas medidas se realicen en consenso con todos los departamentos implicados, y que “se pongan de acuerdo”. Asimismo, ha considerado necesario que la imposición de nuevas posibles restricciones vaya “acompañada de compensaciones” para todos los negocios afectados, porque las pérdidas “van a ser muy cuantiosas”. Los restaurantes ya tenían comprado el género, algunos de ellos ya se encontraban “manipulándolo” y ahora no van a saber qué hacer con él.

Cafés y Bares, con el ocio nocturno

El ocio nocturno ha sido, posiblemente, el sector más damnificado de todas estas nuevas restricciones. Hasta dos millones de euros han advertido que van a perder. Por ello, han presentado medidas cautelares a la Orden SAN/1180/2021, de 28 de diciembre, para tratar de frenar las limitaciones en los horarios, consumo y aforos, aunque quizás lleguen ya algo tarde para la cita de fin de año. A ese recurso se ha adherido la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza y provincia, según informa su presidente, José María Marteles.

Los establecimientos hosteleros de la ciudad podrían comprenden la imposición de restricciones siempre que las mismas fueran transversales y afectaran a diferentes sectores de actividad donde se incrementa la presencia social, especialmente en estas fechas, y no estuvieran focalizadas exclusivamente en el sector hostelero. Tampoco ven justo que no se tenga en cuenta la diferencia horaria de dos horas entre el funcionamiento de las diferentes actividades del sector y que la situación de excepcionalidad para Nochevieja no se haya hecho extensible a los negocios de ocio nocturno. Eso sí, el posicionamiento es claro en favor de sus compañeros de discotecas. “No apoyamos la discriminación con el ocio nocturno. Por un día que queda, queríamos que dejaran abrir dos horas más a pubs y discotecas. No vemos justa esta discriminación”, ha añadido Marteles.

En este sentido, el presidente de Cafés y Bares ha subrayado que la intención de su asociación, de la que forman parte un número significativo de establecimientos de ocio nocturno, era la de “salvar los restaurantes de cotillón y las los pubs y discotecas, que tenían todo vendido y una expectativa de negocio, sin margen de maniobra”. “Han dado una imagen de discurso del miedo que ha impactado en el consumo”, ha lamentado Marteles. Si bien, ha pedido a la DGA que aclare cómo es finalmente el consumo en las barras, “porque dijeron que no se podía consumir de pie”, y muchos de los bares las mantienen cerradas.

Print Friendly, PDF & Email