Antonio Artal: «Toda la mesa de Navidad puede estar llena de productos ecológicos y aragoneses»

El presidente del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica, Antonio Artal

Antonio Artal es el presidente del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica, que actualmente engloba a mas de 1.300 personas que abogan por productos que no pueden ser más naturales. Y, por supuesto, productos de la tierra, de Aragón, porque la cercanía es un elemento fundamental de lo ecológico. La comunidad cuenta con multitud de productos de este tipo, tantos que podría conformarse un menú de Navidad exclusivamente con ellos.

Pregunta.- ¿Qué es el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica?
Respuesta.- El Comité es un órgano de certificación que se basa, sobre todo, en el reglamento europeo de Agricultura Ecológica. Lo que hace es certificar que el producto que se elabora y lo que producimos es ecológico. ¿Cómo se hace? Tienes que controlar las parcelas, las ovejas…todo. Al final lleva una trazabilidad desde el inicio hasta que llega al consumidor.

P.- ¿Cuántas personas producen alimentos ecológicos en la Comunidad? ¿Todos forman parte del Comité?
R.- En Aragón hay ahora, aproximadamente, 1.500 personas haciendo agricultura y ganadería ecológica. De ellos, unos 1.300 pertenecen al Comité y están certificados por nosotros. El resto están certificados por empresas privadas autorizadas para ello.

P.- ¿Qué son los operadores?
R.- Siempre hemos hablado de agricultores y ganaderos, lo que pasa es que a nivel institucional se les llama operadores para englobar a los agricultores, agricultoras, ganaderos y ganaderas. Se dice operador a aquella persona que está realizando un cultivo o manteniendo una ganadería ecológica.

El Comité es un órgano de certificación que se basa en el reglamento europeo de Agricultura Ecológica

P.- ¿Han crecido en lo que llevamos de 2021? El año pasado aumentaron un 20%.
R.- Han crecido más este año debido al apoyo de la Administración autonómica. El año pasado crecimos un 20%, pero este hemos llegado al 30%. Igual que en hectáreas, que ha supuesto un 50% más de hectáreas de cultivo de las que teníamos el año pasado. Hay alrededor de 92.000 hectáreas, pero todavía se están revisando todas las nuevas incorporaciones que ha habido este año.

P.- ¿Qué diferencia un producto ecológico de uno que no lo es? ¿El sabor, la técnica…?
R.- La diferencia en sí es que es un producto en el cual sabemos de antemano que no nos vamos a encontrar ninguna sustancia química, ni abonos de síntesis, ni productos fitosanitarios, ni herbicidas, ni nada de nada. Luego, por supuesto, estamos convencidos de que organolépticamente es mucho más sabroso y mucho mejor un producto ecológico que uno convencional.

P.- Mucha gente rechaza el producto ecológico porque es más caro, pero ¿debería pesar más el precio o la calidad?
R.- Ya empezamos a decidirnos más por la calidad que por el precio. Sí que tenemos un vacío en el cual lo que necesitamos es salir más al mercado. Y, de hecho, solo hay que ver que en Aragón, por ejemplo, hace unos años empezó un mercadillo ecológico que es el que hay hoy en día en la plaza del Pilar, pero hay otro en Huesca, otro en Alcañiz y otro en Andorra. Son cuatro los mercados agroecológicos que venden producto ecológico y donde puede acudir cualquier consumidor. La diferenciación de precio es porque nos falta una red comercializadora y saber llegar al consumidor final. Entonces tenemos que depender de gente intermediaria y ahí es, probablemente, donde se desvirtúa y se aumenta el precio.

P.- ¿Cómo podría lograrse esa red?
R.- Esa red es muy complicada. Para empezar, en el cultivo ecológico lo ideal es el producto de temporada. Cuando un agricultor tiene borraja, tenemos todos. Es una red difícil de generar y también es difícil llegar al consumidor final porque tampoco está unido en grupos de consumo potenciales y que sean grandes consumidores. Eso lleva tiempo. No hay tampoco grandes superficies destinadas únicamente al producto ecológico si no están con el producto convencional. Hay alguna tienda especializada, pero no grandes superficies que digan aquí se vende ecológico únicamente. Entonces es difícil, la verdad.

Un producto ecológico es, organolépticamente, mucho más sabroso y mucho mejor que uno convencional

P.- ¿Ha crecido la venta de productos ecológicos en los últimos años?
R.- Ha habido un crecimiento, en parte por las redes sociales y en parte porque los consumidores se empiezan a juntar también en grupos de consumo. En segundo lugar, creo que el tema de la pandemia ha hecho que la gente no mire tanto el precio, sino que busque productos menos contaminados o menos artificialmente creados. Se han generado un cúmulo de situaciones que creo que han sido buenas para el crecimiento del consumo. No ha crecido todo lo que nosotros quisiésemos, pero ha crecido.

P.- ¿Cree que la pandemia ha propiciado que la gente abogue por el producto ecológico?
R.- Sí, sí. El producto ecológico, aparte de ser un producto de temporada, para ser ecológico 100% tiene que ser de cercanía. No es muy ecológico, aunque cumpla un reglamento, el comer kiwis de Nueva Zelanda. Pero claro, encontrar ahora un tomate en Aragón es muy difícil. Por eso hablamos de producto de temporada.

P.- Aragón destaca por sus productos gastronómicos de calidad ¿cuál es el que más fama tiene o mejor valorado está?
R.- La ventaja del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica es que es una calidad o una Denominación de Origen en la que caben todos. Es una trasversal donde están el melocotón de Calanda, el vino de Cariñena, el vino del Somontano, el aceite del Bajo Aragón, donde hay jamón también ecológico… El Comité como tal, gestiona y promociona todos los productos, ayuda lo que puede a un producto en concreto, pero tampoco es su misión destacar qué producto sí y cuál no. Aragón lo que más tiene es el sector generalista. Entonces también aboga y hace esfuerzos para intentar comercializar ese producto lo más cercano posible. Al igual que son frutas, hortalizas o vinos y todo lo demás.

P.- ¿Qué ha supuesto la campaña “Alimentos Nobles” del Gobierno de Aragón para el Comité?
R.- Cualquier campaña publicitaria y cualquier campaña a la que le sepamos sacar algún rédito… Lo que pasa es que ese dinero no lo tiene que sacar el Comité, lo tiene que sacar la propia empresa. Entonces, yo sé de empresas y de agricultores que les ha abierto puertas el tener la campaña de Alimentos Nobles y creo que es esencial. De una forma u otra los alimentos de Aragón había que darlos a conocer, al menos a nivel nacional, porque aquí estamos un poco… Que tenemos muy buena borraja o muy buenos melocotones, pero solo lo conocemos nosotros. Sin embargo, si hablamos de sidra enseguida nos vamos a Asturias y aquí salvo el ternasco o el melocotón de Calanda, los demás parece que están un poco olvidados. Creo que es una buena campaña.

Un producto, para ser ecológico 100%, tiene que ser de cercanía

P.- ¿Qué tiene Aragón para que sus productos sean de tanta calidad?
R.- Creo que el clima que tenemos es idóneo. En invierno el frío, que por ejemplo los leñosos lo necesitan; en verano mucho calor, que lo necesitarían todo lo que son hortalizas. Luego tenemos mucho regadío y a la vez tenemos estepas o zonas de secano. En el secano el trigo duro, la calidad de las proteínas que se obtiene es muy difícil conseguirla a nivel nacional. Hay una diversidad de climas y de territorios que lo que hace es que en cada uno haya un tipo de cultivo que es de lo bueno, lo mejor.

P.- ¿Qué producto aragonés no faltará en tu mesa para Navidad?
R.- En mi casa normalmente comemos espinacas o cardo de primero, de segundo suele ser un ternasco de Aragón. Tercero ya no lo hay, porque pescado no hay ecológico si no es de piscifactoría. Pero ya cuando vamos a los postres…tienes turrones ecológicos, producidos y elaborados en Aragón, tienes frutos secos, tienes fruta… Prácticamente toda la mesa de Navidad puede estar llena de productos ecológicos y aun encima de productos aragoneses. Yo abogo sobre todo por, si no puede ser ecológico, que sea aragonés el producto.

P.- ¿Hay algo que se haya quedado en el tintero y quiera añadir?
R.- El producto ecológico nos da una garantía de salud y de cosas bien hechas, donde no se ha aportado nada extraño ni nada químico. Todo producto ecológico tiene que llevar el logotipo europeo que es una hoja en un fondo blanco, negro o verde. Si no lo lleva, no lo es. Invitar a consumir productos ecológicos y, sobre todo, productos aragoneses.

Print Friendly, PDF & Email