Mujeres pioneras en el arte del saber que abrieron paso a muchas otras: María Moliner o Martina Bescós vuelven a la Universidad de Zaragoza

La exposición "Pioneras ilustradas" permanecerá en el Paraninfo hasta el 22 de abril. Foto: Laura Trives

Era un 8 de marzo como otro cualquiera, pero con la diferencia de que aquel día de 1910 las mujeres conquistaban un espacio al que, hasta entonces, no habían podido aspirar, a diferencia de sus hermanos, primos o maridos: la Universidad. Se abrían entonces las puertas del saber para ellas, los nuevos horizontes y aspiraciones. María Moliner o Martina Bescós ya no tendrían que vestirse de hombres para recorrer los pasillos y asistir a las clases, eran pioneras en el arte del saber y ahora, un siglo después, vuelven a la Universidad de Zaragoza.

Las quince primeras tituladas de la institución aragonesa han sido retratadas por quince mujeres artistas en la exposición «Pioneras ilustradas», que se inaugura este martes en la sala África Ibarra del Paraninfo y que permanecerá hasta el 22 de abril en ese lugar. Pero nace con una vocación de ser una muestra artística «viva». «Hemos querido coger licenciadas en diferentes ámbitos, ciencias, filosofía, historia… y por eso nuestra intención es que la muestra sea itinerante y pase por las diferentes facultades», ha asegurado este lunes la vicerrectora de Cultura y Proyección Social de la Universidad de Zaragoza, Yolanda Polo.

Con un vestido azul, rodeada de flores violetas y tecleando en una máquina de escribir, María Moliner es una de las que han regresado a la Universidad gracias a la ilustradora Beatriz Barbero. Moliner se licenció en Historia en 1921, igual que lo haría su hermana Matilde cuatro años más tarde, ambas con excelentes calificaciones. Retratada por Chica Con Flequillo, Matilde aparece rodeada de libros y, también, con su máquina de escribir.

Entre estas pioneras que abrieron paso a muchas mujeres más se encuentra Áurea Amada Lucinda Javierre Y Mur, primera mujer licenciada en Filosofía y Letras, Donaciana Cano Iriarte, licenciada en Química y primera alumna de la Facultad de Ciencias, Antonia Zorraquino, primera doctora en Química y segunda en Ciencias en España en 1929 o Concepción Diego Rosel, primera licenciada en Medicina en la Universidad de Zaragoza.

Fueran de ciencias o de letras, estas quince mujeres tenían expedientes brillantes llenos de sobresalientes y matrículas. Así lo pueden ver los asistentes a la muestra y es que tras un laborioso proceso de investigación se han podido recuperar sus calificaciones en las diferentes asignaturas de la licenciatura. «Los expedientes dicen mucho de estas mujeres que se enfrentaban incluso a sus familias para poder estudiar e ir a la Universidad. Eran mujeres que demostraron sus ganas de aprender, su conocimiento y la forma de entrar en la sociedad igual que hacían los hombres desde hacía muchísimo tiempo», ha reconocido Polo.

Así, de lunes a sábado de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas los visitantes podrán hacer un recorrido artístico por el conocimiento y las hazañas de estas mujeres que, sin pretenderlo, fueron icono y referencia para muchas otras.

Print Friendly, PDF & Email