Badiola: “Lo mejor sería optar por no hacer comidas o cenas para dificultar la propagación”

El pasado lunes, la DGA confirmó los tres primeros casos de la variante ómicron en Aragón

El avance de la séptima ola en la Comunidad ya está amenazando las tradicionales celebraciones y comidas de Navidad. Ante el gran repunte de contagios que se está viviendo en todo el país, acercándose cada vez más al récord de positivos de un solo día, los expertos recomiendan evitar las grandes reuniones familiares o entre amigos, tal y como ha afirmado el epidemiólogo y director del Centro de Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola.

“La Navidad va a ser parecida a la situación que se está viviendo ahora o incluso peor. Lo mejor sería optar por no hacer comidas o cenas para dificultar la propagación”, ha señalado Badiola, para el que la “velocidad multiplicada” que presenta esta cepa ómicron posibilita su “rápida transmisión”. No obstante, destaca que los efectos que ocasiona son “leves”, tratándose de un linaje “menos patógeno” en comparación con delta.

El gran temor radica en la “dudosa eficacia” que las autoridades europeas declaran que presentan las actuales vacunas ante esta variante, puesto que las dosis fueron fabricadas únicamente para la delta. “Lo más positivo es que provoca menos virulencia, pero facilita en gran parte la propagación de la Covid”, sostiene Badiola, que apunta a la administración de una tercera dosis para los mayores de 40 años como uno de los principales instrumentos para poder combatirla. De hecho, Sanidad ha ampliado este mismo jueves su estrategia de vacunación autorizando esta dosis de refuerzo.

Por su parte, el investigador de la Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo (Araid) y responsable del grupo de Oncología Molecular en el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, Alberto J. Schuhmacher, prevé que estas navidades van a ser “sensiblemente mejores” a las del año pasado gracias al gran porcentaje de población vacunada. De todos modos, insiste en que “debemos ser conscientes de que esto no ha terminado y tenemos que aprender a convivir con el virus”. Por este motivo, apuesta por limitar los contactos y aconseja “no mezclarnos” con muchos grupos. Además, recomienda ventilar, mantener las mascarillas en interiores y reducir las relaciones sociales “si vamos a juntarnos con la familia”.

En lo relativo a ómicron, Schuhmacher considera que hay que estar “especialmente atento y vigilante”, pero explica que las diversas variantes del coronavirus irán en un futuro hacia formas que contagien más y produzcan menos síntomas. “Estas serían las ideales para el virus, pero todavía no sabemos si ómicron se conformará como una de ellas”, remarca.

El pasado lunes, la DGA confirmó los tres primeros casos de la variante ómicron en Aragón, una nueva cepa cuyo comportamiento genera incertidumbre y que está compitiendo con la delta en Europa. El propio Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades ha alertado de que la vacuna no es capaz de frenar este linaje y ve necesario adoptar medidas contundentes de forma “urgente” para detener su expansión.

A nivel nacional, y hasta saber realmente la conducta y el desarrollo de dicha variante, la viróloga española del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Margarita del Val ha recomendado este jueves que las celebraciones de la Navidad sean “intermedias”. En caso de reuniones sociales y familiares, ha expuesto la necesidad de contar con vacunación, ventilación, distancia interpersonal, mascarilla y test de antígenos.

Tercer día consecutivo con más de mil casos

La Comunidad aragonesa ya parece notar los efectos del puente de diciembre. Y es que Aragón ha superado esta última jornada la barrera del millar de contagios por tercera vez en seis días. El pasado sábado, con datos del viernes, se registraron 1.152 casos, mientras que el miércoles se contabilizaron 1.005 y el jueves, 1.075 y este viernes ha amanecido con 1.305, el segundo dato más alto de toda la pandemia. Además, la incidencia acumulada continúa al alza, siendo Aragón la tercera autonomía con riesgo muy alto, tan solo por detrás de Navarra y País Vasco. A siete días, la IA se sitúa en 520,2 casos por cada 100.000 habitantes, y a catorce se establece en 832,3. Afortunadamente, y a pesar de que tanto los ingresos en planta (272) como en UCI (37) han aumentado respecto a inicios de mes, los centros hospitalarios todavía no sufren una saturación que invite a una gran preocupación.

Dado el panorama actual, el Gobierno de Aragón confía en que la respuesta del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) a la ampliación del pasaporte Covid sea “positiva”. De lo contrario, tal y como advirtió este jueves la consejera de Sanidad, Sira Repollés, el Ejecutivo se verá “obligado” a “establecer otro tipo de medidas para hacer una contención de esta transmisión”. Esas opciones pasan por la “restricción de movilidad u horarios”. “Si no se pudiese poner en funcionamiento el pasaporte y la curva de contagios continúa en línea ascendente, tendríamos que vernos obligados a establecer otro tipo de medidas”, puntualiza.

Previsión de que el pico de contagios llegue el fin de semana

La responsable en materia sanitaria prevé que el pico de contagios de esta séptima ola en la que se encuentra inmerso el territorio llegue el fin de semana. De todos modos, se estima que la curva empiece a descender los días siguientes, aunque “de forma más lenta”. La presión hospitalaria, el aspecto que más inquieta al Departamento, comienza a notarse en ciertas zonas, sobre todo en el Hospital San Jorge de Huesca porque la provincia oscense presenta una elevada incidencia de la Covid. En este sentido, y atendiendo a la llegada del periodo navideño, se sigue haciendo hincapié en que “debemos intentar que nuestro sistema sanitario no se colapse”.

Por provincias, en estos momentos Huesca acumula una incidencia a siete días de 599 casos, mientras que la de Teruel asciende a los 444 contagios y la de Zaragoza llega a los 440 positivos. En lo concerniente a las capitales, Huesca también está a la cabeza con 999 casos por cada 100.000 habitantes a siete días, Zaragoza se posiciona en segundo lugar con 480 y Teruel permanece a la cola con 460 contagios. Ahora mismo, Jaca es el municipio con mayor incidencia de la Comunidad, con una tasa de 1.576 casos a siete días, seguido de la capital oscense y de Alcañiz, con 987.

Actualmente, la tensión está soportada por los equipos de Atención Primaria, puesto que se encargan de los rastreos, la realización de PCR y las vacunaciones. Por este motivo, según aseguró la responsable en materia sanitaria, “intentaremos arbitrar todos los refuerzos que sean necesarios para contener y asistir a todo el volumen de contagios y de otras enfermedades que se producen en estas fechas”. Asimismo, vuelve a insistir en la responsabilidad individual y la precaución, y pide a aquellos que aún no se han vacunado que procedan a su correspondiente inoculación.

Print Friendly, PDF & Email