La punta de la crecida llega a Gelsa por debajo de la riada de 2018

La CHE ha ido realizando un vaciado progresivo del embalse de Mequinenza para absorber los caudales máximos de la crecida

La punta de la crecida extraordinaria del río Ebro ya ha llegado a Gelsa, donde la tendencia se encuentra estabilizada en torno a 2.250 metros cúbicos/segundo y 5,20 metros de altura. Unas cifras que, no obstante, no llegan al alcance de las últimas riadas de 2015 y 2018. Las próximas localidades en alerta antes de abandonar la Comunidad son Sástago, Escatrón, Chiprana, Caspe y, finalmente, el embalse de Mequinenza.

Los picos máximos llegaron este miércoles a la Ribera Baja, donde no se han cumplido las peores previsiones y se ha podido superar este episodio sin daños en los cascos urbanos ni efectuar ningún desalojo. En este sentido, el presidente de Aragón, Javier Lambán, celebró que había llegado la hora de “respirar aliviados”, aunque dejó claro que “no se va a bajar la guardia”, manteniendo todo el operativo hasta el último momento.

El líder del Ejecutivo autonómico destacó que todos los servicios de emergencia siguen coordinados trabajando de una “manera excepcional” y ha elogiado el papel de la UME, Bomberos de la DPZ, Guardia Civil y también de los ayuntamientos “que son los que mejor conocen el río”. “La respuesta ha transcurrido de forma satisfactoria. Cuando vimos lo que ocurría en Tudela llegamos a prever lo peor y en este momento ya podemos empezar a respirar con un cierto alivio”, recalcó.

El presidente de Aragón ha destacado que la actuación de los tres últimos años por parte de Confederación Hidrográfica del Ebro y de la DGA en materia de limpieza ha surtido un efecto muy positivo. “Nos anima a seguir en esa línea y a seguir aplicando el Plan Ebro 2030 que contempla medidas para que las riadas afecten lo menos posible”, señaló.

A su juicio, el aprendizaje fundamental de esta avenida es que “las limpiezas han surtido efecto y hay que felicitar al Gobierno de España, a la CHE y al Gobierno de Aragón”. Sobre Cataluña, Lambán ha explicado que, gracias al embalse de Mequinenza, “las avenidas del río que antes eran preocupantes en esa Comunidad ya no causan problemas de esa naturaleza”.

Print Friendly, PDF & Email