El Huesca dice adiós a su aventura copera tras caer ante el Girona (0-1)

Los altoaragoneses se centran ahora en Liga para reengancharse a la zona alta. Foto: S.D.H.

La Sociedad Deportiva Huesca cayó por la mínima en la segunda ronda de la Copa del Rey ante el Girona en El Alcoraz (0-1). El encuentro lo dominaron los gerundenses en la primera mitad, pero se equilibró en la segunda. En un choque marcado por las rotaciones y los minutos para los menos habituales, en la noche fría no pudo sacar el Huesca la eliminatoria adelante. Escriche pudo hacer la igualada en el segundo tiempo, pero erró una pena máxima. La llegada del Alcorcón centrará ahora todas las fuerzas de los altoaragoneses en el cierre de 2021.

El encuentro comenzó cuesta arriba para los oscenses, si bien la primera llegada fue local con una acción individual de Enzo para Kevin que el ariete no logró finalizar. A partir de ahí, el cuadro gerundense comenzó a acercarse más y mejor a la portería que defendía Miguel San Román.

El primer susto fue un gol anulado por fuera de juego de Valery en el minuto 19, y apenas dos después se materializaba el tanto visitante en las botas de Calavera. El lateral derecho avanzó desde el costado hasta el área y batió al meta azulgrana para firmar el 0-1. San Román llegó a salvar incluso el 0-2 en la media hora de juego, y en el minuto 38 Bustos remató al larguero en un tiro potente desde dentro del área. Al borde del descanso, Escriche conectó con Kevin, que a la media vuelta se sacó un chut muy cerca del palo izquierdo de Ortolá.

Xisco introdujo a Manu Rico por Kevin Carlos al inicio del segundo periodo, unos minutos en los que el Huesca se acercó más a área oponente. Pitta y Escriche dispusieron en el área de dos buenas opciones de firmar el empate, pero no hubo suerte. Incluso el canterano Barba enganchó desde media distancia una gran volea que detuvo Ortolá. Fue justo antes de la entrada de Gaich y Joaquín.

A 20 minutos del final, con el choque mucho más equilibrado que en el segundo tiempo, el colegiado señaló un penalti sobre Dani Escriche que el propio delantero quiso chutar. Sin embargo, Ortolá adivinó el lado y firmó una gran parada que frustró la igualada. En el tramo final, Marc Mateu y Seoane saltaron al césped en busca del gol que forzara la prórroga, pero no llegó.

El Girona pudo aumentar su ventaja, sobre todo con un chut de Suleiman o un cabezazo del propio jugador poco antes. Joaquín tuvo en sus botas el empate en el último instante, disparando un balón que quedó suelto en el área, aunque finalmente no pudo ser.

Print Friendly, PDF & Email