Sánchez garantiza en Pradilla que las ayudas por la zona catastrófica llegarán “cuanto antes” a los vecinos

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha visitado Pradilla de Ebro para evaluar los daños provocados por la crecida

“Vamos a poner todos los resortes del Estado para responder cuanto antes ante las necesidades de los vecinos”. De esta forma, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha garantizado desde Pradilla que las ayudas para paliar las pérdidas ocasionadas por la crecida del Ebro llegarán a la mayor brevedad posible, con el deseo de que “recuperen su día a día en el menor tiempo posible”.

Sánchez ha realizado estas declaraciones desde Pradilla de Ebro, a la orilla de la crecida, que este martes rondaba los 6,5 metros de altura. Allí ha recordado que el Consejo de Ministros declarará este viernes la zona catastrófica en las localidades más afectadas para “paliar las consecuencias” sobre los cultivos y los hogares de los vecinos. “Vamos a poner en marcha todos los vehículos del Estado para tratar de, en lo materialmente posible, que los vecinos recuperen su normalidad”, ha señalado.

Precisamente, el propio Sánchez ya visitó esta misma zona en 2015, cuando otra riada arrasó los cultivos de la ribera del Ebro, y ya entonces prometió que actuaría sobre el río para aminorar los daños de las inundaciones. Así, ha reconocido la “labor de los servidores públicos” para “prevenir y anticipar” las consecuencias de las crecidas, reconociendo también el esfuerzo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

A su vez, el líder del Ejecutivo nacional ha valorado el “ejemplo de coordinación” que han llevado a cabo todas las administraciones para responder ante los vecinos. “Lo que quieren los vecinos es que estemos detrás de ellos y antepongamos el interés general a cualquier otra consideración”, ha insistido Sánchez, que completará su visita a zona a la localidad navarra de Buñuel y al municipio riojano de Alfaro.

En este sentido, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha recordado también la riada de hace seis años para reivindicar los trabajos de limpieza realizados en la zona durante este tiempo, advirtiendo de que “sin este cambio radical en la gestión de las avenidas”, hoy se hablaría de “catástrofes bastante considerables”. Al mismo tiempo, ha mostrado su deseo de “intensificar” los trabajos recogidos en el Plan Ebro 2030.

Un mensaje que también ha trasladado el alcalde de Pradilla, Raúl Moncín, que, tras pasar “unos días difíciles”, ha visto que ha bajado “menos agua de la esperada”, por lo que no ha sido necesario evacuar el pueblo. “Ha habido afecciones en los campos. Esperamos que sigan la dinámica de la Confederación Hidrográfica y DGA de limpieza y actuaciones en el río”, ha afirmado.

Print Friendly, PDF & Email