La crecida del Ebro atraviesa Zaragoza sin grandes daños, pero anega campos y huertos de alrededor

Foto de Zaragoza a vista de dron

La cresta de la crecida del río Ebro ha llegado a Zaragoza, finalmente a las 18.00 horas de este martes, con un caudal de 2.092 metros cúbicos y una altura de 5,4 metros, según datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Son unas cifras inferiores a las anunciadas en días anteriores. Hasta el momento no se han registrado incidencias de gravedad en el núcleo urbano.

Donde sí ha tenido efectos más dañinos ha sido en los alrededores de la capital aragonesa y en los barrios rurales. En concreto, un total de 2.070 hectáreas de la huerta zaragozana han quedado anegadas por el agua, entre Alfocea y Juslibol. Al sureste de la ciudad, desde Movera al límite de Pastriz, el agua de la crecida ha inundado 1.180 hectáreas de cultivos.

Los Bomberos de Zaragoza han realizado hasta el momento alrededor de 15 salidas, la mayoría inspecciones en puntos de la ciudad inundados por el agua debido a la crecida del Ebro.

Esta mañana han rescatado a varias personas y dos perros del techo de una furgoneta que se había quedado atrapada en el agua en Monzalbarba y han desalojado diez casas de la urbanización Torre Mejana, que ha afectado a seis personas. Además, han rescatado a otro perro en la Venta del Olivar.

El resto de salidas han sido inspecciones en lugares afectados por la avenida extraordinaria, como Monzalbarba, el recinto de Ranillas, Torre Urzaiz, Pastriz, el club Naútico y la calle Luis Legaz Lacambra.

Además, los bomberos se han traslado a inspeccionar el parking de la plaza del Pilar y el pabellón siglo XXI debido a la entrada de agua en las últimas plantas del sótano.

Apenas ha habido llamadas por garajes inundados

Hasta el momento apenas ha habido llamadas de vecinos por garajes inundados, en parte porque muchos han sacado sus vehículos a la calle siguiendo la recomendación del Ayuntamiento que ha habilitado tres estacionamientos en Marqués de la Cadena, Azucarera y Estación del Norte.

Los Bomberos de Zaragoza comenzarán a achicar agua en los próximos días, una vez que la crecida del Ebro pase por la ciudad y la situación permita hacer estos trabajos.

La crecida obliga a cortar dos carriles de la Z-30 en Vadorrey

El agua ha afectado a dos carriles de la Z-30, a la altura de la calle Alfonso Zapater, en Vadorrey. A lo largo del día han quedado cortado dos carriles del lado derecho, en sentido Puente Giménez Abad al centro de la capital aragonesa. No ha sido necesario desviar el tráfico por otras calles, ya que los vehículos pueden circular por el carril izquierdo.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza han recomendado precaución en esa zona e incluso buscarse itinerarios alternativos mientras siga la crecida.

En Alfocea, la carretera de este barrio con Monzalbarba está ya impracticable incluso para vehículos todoterreno de emergencias, debido a la fuerza del agua que la sobrepasa. Cualquier desplazamiento desde o hasta Alfocea, incluso las urgencias, debe realizarse por el camino que atraviesa el campo militar de San Gregorio. Ese tipo de acciones es coordinado, en su caso, por el 112.

Print Friendly, PDF & Email