Desalojan a 55 personas en Novillas ante la crecida del Ebro, que ya supera la de 2015

Novillas es una de las primeras localidades que se suele ver afectada en Aragón por la crecida del Ebro.

Hasta 55 personas residentes en Novillas han tenido que ser desalojadas por precaución ante la llegada de la punta de la crecida del Ebro. En concreto, han sido 23 viviendas las evacuadas en la calle Pablo Herraz de esta localidad, que espera la llegada de la punta de la crecida sobre la medianoche del domingo al lunes, y donde el río ya ha superado la altura de la riada de 2015, alcanzando durante la tarde los 8,48 metros.

Del mismo modo, la CHE ha procedido a la rotura de una mota en la localidad de Novillas para propiciar una bajada del caudal. También ha sido necesario evacuar a unas 600 ovejas, si bien quedan dentro otras 400 y otros tantos corderos. Se ha trabajado en reforzar una mota o murete cercano a la granja de vacuno pero las cabezas de ganado aún siguen dentro a estas horas.

Así se ha decidido en la última reunión del Cecop, donde han participado el presidente de Aragón, Javier Lambán, la delegada del Gobierno, Rosa Serrano, y alcaldes de los municipios afectados. Tal y como ha resaltado el líder del Ejecutivo autonómico, todas las partes se han puesto “en la peor situación”, habilitando varios pabellones para afrontar una riada que “esta crecida está siendo más lenta” que en años anteriores. En este sentido, la CHE espera que la punta llegue a Pradilla durante la mañana del lunes, a Alagón por la tarde-noche y a Zaragoza ciudad a últimas horas del martes.

El Gobierno de Aragón, que tiene desplegadas a unas cien personas en la Ribera Alta, prevé la llegada de la punta de la crecida a Novillas esta noche, con un caudal superior a la crecida de 2015. Por la mañana, la punta de la crecida ha pasado por Tudela, con una altura de 6,11 metros, 26 centímetros más que la alcanzada en 2015. Las previsiones meteorológicas en los próximos días son favorables, después de 10 días en los que en el norte de Navarra se han alcanzado los 1.000 litros por metros cuadrado, registro desconocido en los últimos 60 años.

Con la primera noticia de los datos del caudal, el operativo de la UME se trasladó a la comarca de Campo de Borja para reforzar la mota de Novillas, y desde hoy ya hay un punto de su territorio que empieza a rebosar. Desde el Ayuntamiento han indicado que seis horas antes de que se alcance el punto máximo de la riada, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha puesto en marcha todos sus dispositivos, enviado camiones para reforzar la zona. “Lo que importa ahora es proteger la mota del pueblo”, ha apuntado el alcalde de la localidad, Abel Vera. Estos trabajos se alargarán durante toda la tarde del domingo. Cabe destacar que Novillas el primer pueblo de Zaragoza que en crecidas anteriores suele sufrir los efectos del Ebro

Desde este sábado, Pradilla han comenzado a levantar su mota, y como medida preventiva se evacuó a las personas mayores y con movilidad reducida de su residencia y ya han sido trasladados a la de Tauste. A mediodía, ha indicado el alcalde de Pradilla, Raúl Moncín, está previsto que terminen los trabajos de la mota.

Aunque es pronto para conocer los efectos de la crecida, el miembro de la Comisión Ejecutiva de UAGA (Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón) Javier Fatás, que se encuentra visitando las zonas afectadas, ha indicado que los daños podrían ser similares a los de la crecida de 2015, pero que dependerán del aguante de las motas. En Boquiñeni, ha indicado Fatás, podría verse afectadas 300 hectáreas de cultivo, y en Novillas unas 1.000.

Print Friendly, PDF & Email