«Santo Oficio» en Valmadrid o «Las Parcas» en Azuara: llega una nueva visión de las Pinturas Negras

Quince artistas reinterpretan quince Pinturas Negras en quince municipios de la Comarca de Belchite

En el «Santo Oficio» que decoraba una de las paredes de la Quinta del Sordo, Goya pintó a un grupo de mujeres y hombres que peregrinaban hacia ninguna parte en una suerte de procesión que quizás tuvo algo que ver con la Inquisición. En el «Santo Oficio» que luce ya en el Mirador de Valmadrid, Karina Skvirsky refleja una mole de piedra con piernas que mira hacia el paisaje. Aparentemente distintas, pero con un diálogo en común, hay algo que relaciona de manera evidente la obra original y su reinterpretación: el color. O, más bien, la ausencia de él. Y es que eso es precisamente lo que caracteriza a las Pinturas Negras de Goya, que ahora llegan vistas a través de la mirada de quince artistas a los quince municipios de la Comarca Campo de Belchite gracias a la iniciativa «La intervención de lo Real: Reinterpretaciones de las Pinturas Negras de Goya».

Con el objetivo de hacer que el arte sea una seña de identidad de la comarca y de dar visibilidad a aquellos municipios y lugares de los mismos que a veces pasan inadvertidos, 15 artistas nacionales e internacionales se han enfrentado al «gran reto de dialogar con una obra de Goya», ha asegurado Vicky Méndiz, artista que ha reinterpretado «Capricho con cinco cabezas en un paisaje» que ya luce en un lateral de la Iglesia de Moyuela. Todo un reto teniendo en cuenta que esta es la única obra de las Pinturas Negras que no se muestra en el Prado y que «es un enigma incluso para los historiadores y estudiosos del arte», ha reconocido la fotógrafa, que se ha inspirado en el «mirar y ser mirado».

Una versión contemporánea y actual de «Una manola: Leocadia Zorrilla» luce ya en el lavadero de Codo, igual que «Duelo a garrotazos» en La Puebla de Albortón, «Las Parcas» en Azuara, «Saturno devorando a su hijo» en Letux, «Dos viejos» en Fuendetodos, «El aquelarre» en Samper del Salz o «La romería de San Isidro» en Belchite. En total 15 obras de 15 artistas en 15 municipios que reflejan el impacto y legado que tuvo el pintor aragonés.

«Lo auténticamente real emerge en las Pinturas Negras y eso es lo que se ha plasmado en cada una de las fotografías que se pueden ver en estos municipios de la comarca. Se eligió la fotografía como expresión artística porque se dice que Goya fue el precursor de esa mirada fotográfica y en las Pinturas Negras pone de manifiesto ese nacimiento del arte moderno», ha asegurado el comisario de la exposición Alejandro J. Ratia.

«Lo primero que pensé cuando me enteré del proyecto es que cómo me iba yo a enfrentar a una obra de Goya. Cualquier artista asume eso como un reto inalcanzable, pero luego es cuestión de la mirada y de sentarse a dialogar con la obra. «Las Parcas» lo que me dice es que la muerte está siempre implícita en el nacimiento», ha reconocido Rafael Navarro, otro de los fotógrafos de la iniciativa.

Las reinterpretaciones de las que fueron las obras que embellecieron la Quinta del Sordo permanecerán en estos lugares hasta septiembre de 2024. Una fecha clave y es que es entonces cuando se cumple el bicentenario del abandono del pintor aragonés de la casa y su marcha a Burdeos. Con un recorrido de unas tres horas, el visitante podrá adentrarse en una de las épocas más sombrías y oscuras de Goya, esa en la que los límites de la razón se plasman y reflejan en el arte más real y crudo.

Un impulso cultural

En paralelo al proyecto expositivo, está prevista su dinamización a través de charlas y visitas de los artistas a los pueblos, con el objetivo de aportar más incentivos y enriquecimiento tanto para visitantes como para los habitantes de la comarca. Los primeros encuentros dentro de este proyecto comienzan este mismo jueves 9 de diciembre a las 18.00 horas en el Centro Joaquín Roncal de la Fundación CAI en Zaragoza, con el artista Santiago Ydáñez, que conversará con el crítico de arte Alejandro J. Ratia de su trayectoria y de su obra para este proyecto ‘La riña a garrotazos’, instalada en La Puebla de Albortón, reinterpretación de la pintura de Goya ‘Duelo a garrotazos’.

La próxima semana será el turno de la fotógrafa Isabel Muñoz, que el martes 14 de diciembre visitará su instalación «Sombras. Serie Japón 2018» instalada en Letux -una reinterpretación de la pintura negra «Saturno devorando a su hijo»-, y participará en varias actividades en la comarca. Al día siguiente, el miércoles 15 a las 18.00 horas conversará con el fotógrafo Rafael Navarro también en el Centro Joaquín Roncal de la Fundación CAI, sobre su participación en el proyecto.

Print Friendly, PDF & Email