El decano de los fotógrafos aragoneses José Antonio Duce recibe la Presidencia de Honor de Anteayer Fotográfico Zaragozano

La entrega de diplomas ha sido realizada por la presidenta de AFZ, María Pilar Gonzalo Vidao, quien ha dedicado palabras de elogio y gratitud para los presentes

La Asociación Cultural Anteayer Fotográfico Zaragozano (AFZ), dedicada al estudio, documentación y difusión del patrimonio fotográfico de Zaragoza y provincia, ha conmemorado este miércoles a cuatro grandes pilares de la comunidad fotográfica de la ciudad: Javier Mollat, Victoria Moya, José Luis Cintora y Mamen Gandú. Durante el acto se ha concedido la Presidencia de Honor al decano de los fotógrafos aragoneses en activo, José Antonio Duce Gracia, por su contribución a la creación del patrimonio fotográfico y cinematográfico español.

La entrega de diplomas ha sido realizada por la presidenta de AFZ, María Pilar Gonzalo Vidao, quien ha dedicado palabras de elogio y gratitud para los presentes por su generosidad a la hora de compartir para su estudio y difusión sus archivos gráficos de manera completamente altruista, y del mismo modo ha resaltado su calidad humana y su contribución a la memoria visual de la capital aragonesa.

Javier Mollat y Victoria Moya, propietarios del Archivo Mollat-Moya, han sido galardonados por su labor de recuperación y custodia de la memoria fotográfica zaragozana; José Luis Cintora por su labor de creación y divulgación del patrimonio fotográfico zaragozano, y Mamen Gandú por su labor en la conservación del archivo fotográfico de su abuelo Luis Gandú Mercadal, hoy perteneciente a los fondos de la Diputación Provincial de Zaragoza.

En la cita han estado presentes varios integrantes de la asociación que en todo momento han arropado a los asistentes del evento: Luis Fran Ríos Raffo, quien además ha realizado el diseño de los diplomas entregados; Manuel Ordóñez Gracia, Alfonso Martínez Abad, José Carlos Rodríguez Vicente y Raúl Bernal Sánchez.

Debido a las restricciones de la pandemia, el acto ha tenido lugar al aire libre, minimizando el número de personas presentes en el acto, lo que no ha deslucido en lo más mínimo el buen ambiente general.

Print Friendly, PDF & Email