Esperanzador inicio de la temporada invernal para la hostelería y el turismo de Huesca

Las previsiones de ocupación hotelera en el Pirineo son de una media del 85% en el conjunto del Puente de la Inmaculada

El inicio de la temporada invernal para el sector de la hostelería y el turismo de Huesca parece esperanzador en cuanto a nivel de reservas y previsiones de ocupación. Así se desprende de la encuesta en la que han participado más de 50 establecimientos de la provincia. Datos que, sin embargo, no anulan las preocupaciones del sector en lo que respecta a la falta de recursos humanos y a la dificultad para acceder a las ayudas prometidas.

Las previsiones de ocupación hotelera en el Pirineo son de una media del 85% en el conjunto del Puente de la Inmaculada, con llenos técnicos en algunas zonas y días concretos, sobre todo los primeros. Hay que recordar que este puente marca tradicionalmente la apertura de las estaciones de esquí y que en las mismas fechas de 2019 la ocupación fue superior. El resto del mes hasta navidades se estiman reservas actuales de hasta el 60%, aunque se confía en que vayan aumentando conforme pasen los días. En lo que respecta a las reservas en la restauración, el porcentaje de reservas ronda el 60% para estas tres primeras semanas con gran animación los viernes de todo el mes y otras fechas concretas.

Uno de cada cinco establecimientos está teniendo anulaciones de reservas debido a incidencias relacionadas con la Covid, pero también en zonas del Pirineo a informaciones no contrastadas sobre la previsión meteorológica o el estado de las carreteras.

Procedencia de los clientes 

La mayoría de los turistas que nos visitarán este puente y hasta las fechas navideñas son nacionales (Cataluña, Madrid, País Casco) y también procedentes del turismo interno (aragonés) que ocupa su segunda residencia. En los entornos urbanos el aumento de las reservas es el derivado las celebraciones típicas de las fechas y procede de clientes habituales y otros similares.

Otras demandas y futuro próximo 

Actualmente, cada establecimiento hotelero da trabajo a entre diez y doce personas de media y cada restaurante a entre cinco y siete. El porcentaje de trabajadores en ERTE es mínimo, de alrededor de un 6%. Esto confirma la capacidad del sector de seguir siendo un motor económico y de desarrollo social fundamental en la provincia.

Sin embargo, el sector observa con preocupación la falta de personal. Entre los frenos a la hora de cubrir vacantes, se detecta la dificultad de acceso a viviendas de alquiler no turístico para estos trabajadores, sobre todo en lugares con alta presión turística. Y también, el horario habitual del servicio ligado a los festivos y fines de semana no resulta atractivo para muchos nuevos aspirantes.

Para el sector resultan altamente preocupantes las condiciones de acceso a las ayudas destinadas a la recuperación de empresas y autónomos. Es básica la mejora del acceso a este tipo de ayudas a la solvencia porque de lo contrario se estarán perdiendo dos de cada tres euros inicialmente destinados al conjunto empresarial. De todos modos, confía en que se mejoren, puesto que hay tiempo para resolverlas hasta el 31 de diciembre de este año, la misma fecha en la que deberán ejecutarse todas las ayudas a fondo perdido que venían de Turismo.

En lo que respecta a la imposición del pasaporte Covid para acceder a diversos establecimientos hosteleros, el sector ha asumido con normalidad este protocolo que se suma a los ya existentes.

Conclusiones 

En resumen, aunque el sector afronta con esperanza este inicio de la temporada invernal, poniéndolo todo de su parte para garantizar la seguridad de los establecimientos y la excelencia en el servicio, no puede dejar de sentir preocupación por la falta de personal, la relativa volatilidad de las reservas y por la dificultad de acceder a ayudas que necesita para su total recuperación.

Respecto a la volatilidad de las reservas, comprende la incertidumbre propia de la época, pero reclama que las informaciones referidas a la previsión meteorológica o al estado de las carreteras se confirmen con fuentes fiables, ya que en ocasiones no se corresponden con la realidad.

Por otra parte, la asociación cree firmemente que existen soluciones enmarcadas en la acción pública a otros problemas. La regulación de la vivienda no vacacional en alquiler en zonas de alta actividad turística es un problema estructural que no solo afecta a este sector. La mejora del acceso a las líneas de ayuda es urgente y absolutamente necesaria para garantizar la recuperación de un sector responsable de buena parte del PIB provincial y que genera 7.400 puestos de trabajo de forma fija, según los últimos datos de afiliación de la seguridad social.

Print Friendly, PDF & Email