Las cosas amadas, y también odiadas, de Zaragoza se convierten en poemas en La Harinera

El día 11 de diciembre será la lectura de los poemas

El cierzo, el canto de los Infanticos del Pilar, la cercanía, el Ebro… Hay tantas cosas que se aman de Zaragoza como que se odian. Y con el objetivo de que todas estas salgan a la luz La Harinera ha lanzado el proyecto «Amodio Zaragoza», una reflexión sobre la identidad de la ciudad que se ha extendido durante dos meses a través de diferentes acciones.

El punto de partida ha sido una encuesta pública que ha recogido 300 aspectos, sonidos, lugares o cosas se aman y odian de la ciudad, tanto desde quienes habitan en ella como desde quienes la visitan.

Utilizando exclusivamente esas respuestas, se ha invitado al público a construir diferentes poemas en la acción «poemas encontrados». Estas mismas respuestas han sido utilizadas por LaDársena para la construcción de una pieza sonora y por Imaquinaria para la realización de unos talleres de teatro comunitario en el barrio de San José que culminarán en una performance pública que se realizará en el propio acto de presentación.

En el mismo evento, además de esta performance, se expondrán un análisis sociológico, los poemas encontrados, la pieza sonora y tendrá lugar una puesta en común para debatir sobre la identidad de la ciudad. Amodio es una intervención artística que propone reflexionar sobre los territorios. Se trata de una iniciativa cultural que ya se ha realizado con mucho éxito en otras ciudades como Barcelona, Córdoba, La Rambla y Málaga y es una propuesta que trae a la capital aragonesa Ciudad Creativa, en coordinación con los proyectos locales LaDársena e Imaquinaria para Harinera ZGZ.

Diferentes grupos artísticos han trabajado con los resultados obtenidos de la encuesta, que muestra claramente cómo algunos elementos centrales de Zaragoza despiertan pasiones entre la población y los visitantes, ya sea porque se aman o porque se odian. El cierzo, el cántico de los infanticos y la ribera del Ebro son algunos de los elementos más mencionados.

El ejercicio cultural surge de una reflexión de Agustín Fernández Mallo que afirma: «Se puede amar una ciudad sin haberla visitado nunca, pero para odiarla, tienes que haber vivido en ella». Ciudad Creativa convierte esta afirmación en una oportunidad para reflexionar sobre el territorio y reinterpretar los amores y odios de la ciudadanía en forma de piezas artísticas. El proceso y los resultados acercan a la población una reflexión profunda sobre las fortalezas y debilidades de cada lugar. En muchas ocasiones, son los mismos elementos los que unas personas aman y otras, por el contrario, odian.

Para asistir a la presentación de resultados, el 11 de diciembre a las 17:00 horas en Harinera ZGZ, es necesario inscribirse a través del correo harinerazgz@gmail.com.

Print Friendly, PDF & Email