Astún y Candanchú reciben una inyección de 2,6 millones para una campaña de esquí con cifras preCovid

Astún pudo abrir este miércoles y Candanchú lo hace este mismo jueves. Foto: @InfoCandanchu

Las estaciones de Astún y Candanchú han firmado este jueves los convenios por los que recibirán una inyección total del Gobierno de Aragón de 2,6 millones de euros para paliar las pérdidas ocasionadas por la pandemia, que lastró la asistencia de esquiadores en el invierno 2020-2021. Una aportación, en forma de crédito, que se pactó tras unas duras semanas donde Candanchú amenazó con mantener cerradas sus pistas, con los trágicos efectos que ello tendría para la economía del valle del Aragón.

En concreto, Candanchú recibirá los dos millones de euros que se pactaron en su momento, mientras que Astún solo necesitará 600.000. Ambas estaciones deberán devolverlos durante los próximos cuatro años, con uno de carencia, y buscan acometer los gastos que supone la puesta en marcha de las instalaciones, sufragando gastos como la energía eléctrica, reposición de maquinaria, personal y otros como las revisiones de las instalaciones o trabajos de mantenimiento.

El vicepresidente de Aragón y consejero de Industria, Arturo Aliaga, ha recordado el “compromiso político” de apoyar a las estaciones con dos líneas de crédito, que se suma a otras ayudas lanzadas para este sector de la mano de la Diputación de Huesca. “Lo más importante es que está nevando y deseo que mantengan el esfuerzo que han hecho para tener las estaciones a tono durante estos meses”, ha señalado.

Así, Astún pudo abrir este miércoles y Candanchú lo hace este mismo jueves. El gerente de Astún, Jesús Santacruz, ha celebrado la nieve caída en los últimos días, que permitirá tener “unas grandes Navidades, unos grandes Reyes y un buen invierno”, con previsiones que se acercan a las cifras de 2019, “como si nada hubiera pasado”. Mientras, el responsable de Candanchú, Fernando Montón, ha detallado que el primer día está siendo “duro climatológicamente”, aprovechándolo para “rodar al personal y las instalaciones” y prepararse para el final de semana, cuando esperan que se note el viernes festivo en Navarra.

Espacios seguros

Una campaña de Navidad que se inicia en mitad de la séptima ola de coronavirus en la Comunidad, con el pasaporte Covid recién implantado y con temor a algunas restricciones para controlar el repunte de contagios. Por el momento, Aliaga cree que no será necesario exigir el certificado. “Las estaciones están al aire libre. No podemos acotar tanto con estas cuestiones. Con medidas de protección de las propias instalaciones podemos ir funcionando”, ha señalado el vicepresidente.

Pese al temor por el coronavirus, Aliaga espera que este año puedan batirse los récords de asistentes y visitantes a las estaciones. Ahora bien, “hay que tener mucha precaución”, ha recordado, siendo necesario “mantener la tensión y la responsabilidad” para “no tener que tomar ninguna decisión que perjudique a los equipos humanos que están haciendo un gran esfuerzo para abrir después de un año de pérdidas”.

Print Friendly, PDF & Email