La tercera fase de reurbanización del paseo de Ramón y Cajal de Huesca comienza en diciembre

El redactor del proyecto es el arquitecto Sixto Marín Gavín

La avenida de Ramón y Cajal continúa sumando pasos para su transformación con la tercera fase de remodelación, que hará que la vía pase a tener dos carriles de circulación para vehículos (en lugar de cuatro que existían anteriormente), aceras que pasan de 1,8 metros a una anchura de entre siete y diez metros para dar prioridad al peatón, carriles bici y aparcabicis, un incremento significativo del mobiliario urbano y una importante plantación de arbolado, un aumento de los puntos de carga y descarga y una rotonda que ordene la circulación en el punto de confluencia con el coso.

El redactor del proyecto, el arquitecto Sixto Marín Gavín, ha dicho que las tres fases de reurbanización darán “unos resultados muy equilibrados” en cuanto a los usos y ha destacado aspectos como el hecho de utilizar hormigón permeable en ciertos puntos, que deja respirar la tierra, filtra el agua y libera el dióxido de carbono y, sobre todo, la solución final con “una rotonda que desenmarañe el tráfico y manteniendo elementos característicos de la avenida como el quiosco de prensa que se integrará estéticamente con el conjunto”.

La concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca, María Rodrigo, ha destacado que este será “un paseo innovador, sostenible y adaptado a las nuevas formas de movilidad”. Rodrigo ha explicado que este proyecto va a significar “una renovación completa”, que supone una inversión de 1,3 millones de euros para ejecutar obras en el tramo de esta vía que confluye con el Coso Bajo y la plaza Unidad Nacional. Esta adjudicación eleva la inversión total en este punto de la ciudad a más de seis millones de euros.

Rodrigo ha recordado que esta es una de las vías de acceso a la ciudad que requería una modernización importante en todos los aspectos: “Se trata de poner al día la popia calle y sus elementos característicos pero también otras muchas cuestiones que no son tan visibles pero igualmente necesarias, como por ejemplo la sustitución de la red de saneamiento que transcurre en el subsuelo o la renovación de las luminarias, una necesidad que trasladaron los vecinos durante el proceso participativo”. Asimismo, la concejala ha indicado que “este proyecto de ciudad” se ha llevado a cabo desde la participación ciudadana, con “una escucha constante a los vecinos y comercios de la zona, y con la implicación de áreas municipales como Medio Ambiente y Servicios Generales, Comercio, Desarrollo y Turismo y, evidentemente, Urbanismo”.

El proyecto de la tercera fase de la Avenida de Ramón y Cajal contempla la actuación en una superficie de cerca de 4.000 metros cuadrados y supondrá un notable cambio en la imagen actual del paseo, mejorando la movilidad gracias a amplias zonas pacificadas.

Este tramo contará con dos carriles de circulación de tres metros cada uno, aceras de diez metros en ambos lados de la vía, zonas verdes, zonas infantiles, un nuevo kiosco de prensa y carril bici. Además, se mejorarán los servicios de abastecimiento de agua y la red de saneamiento, se instalarán luminarias led y se renovará la red de recogida de aguas pluviales.

Está previsto que la ejecución de los trabajos se inicie este mismo mes de diciembre de una manera “respetuosa y consensuada con las necesidades de los vecinos y del comercio de la zona en plena campaña navideña”, ha matizado Rodrigo. Este mismo viernes, hay una reunión de coordinación entre diferentes áreas y servicios del Ayuntamiento de Huesca implicadas en el proyecto, junto con responsables de la empresa adjudicataria y vecinos, comerciantes y colectivos de la zona. El objetivo es “minimizar las afecciones derivadas de la ejecución de las obras de tal forma que no interfieran en el desarrollo de un periodo tan importante como es la Navidad”, ha concluido la concejala de Urbanismo.

Print Friendly, PDF & Email