La Romareda acogerá un partido de la Selección en junio siempre que haya obras previas

Rubiales ha visitado Zaragoza y se ha reunido con Azcón

La Selección española de Fútbol visitará el próximo mes de junio Zaragoza, previsiblemente, para disputar un choque oficial de la Nations League. Algo que no sucede desde el año 2003, un día en el que Grecia se impuso en el Estadio Municipal de La Romareda por la mínima. Eso sí, las condiciones son claras: el campo va a tener que sufrir obras y un lavado de cara previo para que eso suceda.

Así lo han confirmado tanto el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, como el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, en su visita a la capital aragonesa con motivo de la celebración del centenario de la Federación Aragonesa de Fútbol en 2022. Tras una reunión de hora y cuarto de duración, se ha desvelado que tanto ésta última como el Real Zaragoza solicitarán en próximos días acoger dicho encuentro 19 años después.

Rubiales ha explicado que deben ponerse a trabajar “de manera concienzuda y muy eficiente para las mejoras que deben acometerse en el estadio y llegar a tiempo”, recordando que “la Selección no puede dejar de venir a Zaragoza porque entre todos no seamos capaces de llevar estos pequeños detalles a cabo”.

Ya existe el visto bueno de la Junta Directiva para que España llegue a la capital aragonesa y también para que, en próximos días, máximo semanas, una delegación técnica de la RFEF visite el estadio para decidir qué sería necesario para poder ser sede de un partido. En este sentido, Rubiales ha mostrado su predisposición a que sea “un gasto mínimo, eficiente y que suponga las máximas mejoras posibles”.

Mundial 2030: o nueva Romareda, o nada

Otro asunto muy diferente, pero que comparte escenario, traslada las necesidades al año 2030. Para entonces, España quiere ser sede del Mundial de fútbol junto a Portugal y, según han coincidido todas las partes presentes en la reunión de hoy en el Ayuntamiento, también desean que Zaragoza sea una de las ciudades elegidas. Eso sí, con una condición sine qua non: o para entonces existe una nueva Romareda o el sueño quedará roto en mil añicos.

Para Azcón, “sería inconcebible que la quinta ciudad de España se quedara fuera del Mundial”, reconociendo que hay “un reto pendiente desde hace muchísimos años y ha llegado la hora de convertirlo en realidad”. No ha podido ser más rotundo el alcalde: “Si no hacemos campo de fútbol, Zaragoza se quedará fuera de ese Mundial de España y Portugal y eso no nos lo podemos permitir”, ha valorado, recordando los ingresos en forma de millones de euros que llegarían a la capital aragonesa, beneficiando a todos los sectores económicos.

Rubiales también lo ha dejado más que claro, recordando que el nuevo estadio tendría que tener, entre otras condiciones, más de 40.000 butacas o accesos al mismo a través de túneles. La predisposición y voluntad por parte de todos parece la mejor, siempre y cuando, eso sí, Zaragoza esté preparada para hacer realidad un proyecto que se prolonga desde hace más de una década en el tiempo.

Print Friendly, PDF & Email