ZeC denuncia la «mala gestión» de los cursos de envejecimiento activo del Ayuntamiento de Zaragoza

La formación está valorando presentar un recurso contencioso-administrativo

El grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado este miércoles las «malas» condiciones con las que han dado comienzo los cursos de envejecimiento activo en 29 Centros de Convivencia de Mayores municipales. Desde la formación han criticado que algunos de estos cursos se vieron suspendidos justo el día de su inicio y sin que se conociera cuando volverían a iniciarse.

En este sentido, también han denunciado «la falta de monitores y la improvisación en la gestión por parte de la concejalía que ha provocado que muchas de las personas mayores participantes hayan tenido conocimiento de la cancelación de los cursos en el momento de llegar al centro y, en otros casos, han sido avisados telefónicamente poco antes de que comenzaran», ha apuntado la concejal del grupo, Luisa Broto.

De igual forma, han señalado que esta situación es consecuencia de «cómo se han diseñado los pliegos del concierto social, que supone la precarización de las condiciones de trabajo de las personas que los desarrollan y que ha provocado que más del 40% de ese personal haya renunciado a continuar este curso, entre otras razones, por no haber contado con información del proceso. Muchas de ellas argumentan haberse sentido utilizadas, menospreciadas y maltratadas».

Según los datos aportados por la formación, los pliegos diseñados desde la Concejalía del mayor habrían supuesto reducir a la mitad el precio por hora que los monitores de estas actividades percibían hasta este momento, dejándolo en 12€ euros, y sin incluir el tiempo invertido en la preparación de cada actividad ni los desplazamientos. Por ello, Broto ha insistido en que esta situación supone un incumplimiento de lo establecido en los pliegos del concierto que gestiona la Fundación Federico Ozanam.

“La improvisación, la falta de información y la incertidumbre que toda esta situación ha generado ha supuesto que la demanda de estos talleres haya caído en picado”, ha señalado Broto, asegurando que «de las 500 plazas disponibles para realizar estos talleres apenas se han inscrito 150 personas mayores».

Esta situación, ha continuado Broto, «es especialmente grave cuando un 6% del concierto y el 15% del precio/hora establecido, unos 45.000 euros anuales, van destinados precisamente a la coordinación y gastos de infraestructura, máxime cuando, como señala el propio concierto, las actividades se van a desarrollar en las instalaciones de los Centros Municipales de Convivencia de Mayores, con el equipamiento y material aportado por el Ayuntamiento de Zaragoza».

Por este motivo, Zaragoza en Común, que ya presentó un recurso de reposición a la resolución del Gobierno de Zaragoza que aprobaba este concierto, está valorando presentar un recurso contencioso-administrativo, al entender que, según la normativa que los regula, es necesario que de manera previa se haya aprobado un Catálogo Municipal de Prestaciones susceptibles de concertación. “Han hecho caso omiso a la orden del Gobierno de Aragón que regula dichos conciertos para intentar encajarlo”, ha concluido Broto.

El equipo de Gobierno presume de garantizar «la continuidad» de los cursos

En relación a las afirmaciones que ha realizado Luisa Broto, de ZeC, este miércoles sobre la precarización de las condiciones laborales de los monitores de estos cursos de envejecimiento activo, la realidad es que el Gobierno de Zaragoza ha conseguido «al fin regularizar los cursos, que hasta ahora se prestaban mediante facturas dispersas».

El nuevo concierto «garantiza la continuidad de los cursos durante los próximos cuatro años (ampliable hasta diez) con una entidad social sin ánimo de lucro de reconocida solvencia como es la Fundación Federico Ozanam, que presentó la mejor propuesta en el procedimiento abierto», han asegurado desde el consistorio.

Los monitores, añaden, «no solo no han visto mermadas sus condiciones laborales sino que al fin cuentan con un contrato regularizado y de mayor estabilidad». El Gobierno de Zaragoza también ha indicado que de «manera prioritaria» se ha contado con los encargados de estos talleres en ediciones anteriores, y apenas «unos pocos de ellos» han reclinado la propuesta. «Es cierto que algunos de ellos han comunicado su decisión con pocos días de plazo, lo que ha llevado al aplazamiento de algunos cursos, pero se trata de apenas media docena de cursos entre un total de 460», han puntualizado.

Print Friendly, PDF & Email