Talleres, exposiciones y residencias artísticas: La Cala de Chodes arranca con su programa de 2022

La Cala de Chodes presenta un programa variado con talleres y exposiciones desde noviembre.

La Cala, la casa de creación e investigación ubicada en Chodes, en la comarca zaragozana de Valdejalón, ha presentado este miércoles el que será el programa de sus actividades durante 2022, con exposiciones, talleres, publicaciones y residencias artísticas, y lo han hecho por primera vez en La Harinera de San José, con la que a partir de ahora van a tener un vínculo estrecho.

Las exposiciones, dependientes de la época del año, son el centro del programa. La primera de ellas se encuentra disponible desde el pasado 1 de noviembre, “La ciudad detenida”, de la artista Alicia Pascual. Una serie de sellos modulares, grabados y estampas que surgió en pleno confinamiento. En palabras de la arista “una mirada a lo que la pandemia supuso en la ciudad y en la gente que vive en ella”.

La segunda exposición llegará en primavera de la mano de Rosa Serrano, de Bolboreta Press, quien se encuentra realizando una residencia artística en la Harinera, con “Residua 1974”. Una muestra en la que Serrano se propone “reivindicar el peso del pensamiento” sin las limitaciones de la comunicación: “ya sea de forma visual o con grafías”, ha comentado la artista, recuperando los lenguajes que surgieron en la segunda mitad del siglo XX, como la poesía visual. El verano será para Andar de Nones con la exposición de pintura “Verbena” y cerrará el ciclo de exposiciones en otoño Karishma Chugani con una muestra de papeles recortados.

Entre las novedades que incluyen el nuevo programa de esta casa de creación se encuentra el podcast “Estación La Cala”, disponible en plataformas digitales. Además, desde La Cala han notado que el programa comienza a establecer lazos con la capital aragonesa “buena parte del programa cuenta con artistas e investigadoras que han pasado por La Harinera”, ha comentado el director de La Cala, Grassa Toro. Además, La Cala organizará talleres y abrirá la posibilidad a realizar residencias artísticas.

Al contrario de lo que pueda parecer, la pandemia no ha sido del todo negativa para La Cala, según ha explicado su director ha permitido “que se acrecen muchísima más gente de lo habitual y de un entorno geográfico más cercano”, teniendo en cuenta que buena parte de sus vistas procedían de zonas como Madrid. Además, mientras la situación sanitaria no lo permitió, se mantuvieron sus actividades de forma virtual.

Print Friendly, PDF & Email