Lorena Álvarez: «Pongo el foco musical donde siento que hay algo que es verdadero y real»

Lorena Álvarez es una compositora y cantante asturiana

Lorena Álvarez es una compositora y cantante asturiana que destaca por la unión de un sonido tradicional con una letra sencilla y contemporánea. Una música que supone un enlace entre lo que se cantan en las huertas con un desamor por ‘ghosting’. Sin embargo, Álvarez, que se ha nutrido de mil ideas de folk español, cayó por casualidad en el mes de agosto de 2020, como una película idílica, en el valle de Hecho (Huesca). Allí fraguó con rondas y laúdes un EP que salió el pasado día 19 de noviembre (Lorena Álvarez y los Rondadores de la Val d’Echo). Álvarez no para y su sentido musical apunta a que tiene muchas más cosas que contar.

Pregunta.- ¿Cómo surgió la colaboración en la Val d’Echo?
Respuesta.- Tenía unas canciones con la idea de grabar con una orquesta de pulso y púa. Vivía en Granada y un día paseando por el Albaicín pasé por una casa y escuché unos sonidos de laudes y bandurrias, llamé a la puerta y resulta que era un grupo de señores que habían colaborado con Enrique Morente y les propuse que si querían grabar unas canciones conmigo. Pero les costó grabar y yo me había ido ya de Granada. Pero en el verano de 2020 seguía buscando un grupo de pulso y púa y recibí una llamada de las residencias artísticas de Lomón Contemporáneo en Hecho. Me pidieron algún proyecto que involucrara a la gente en el pueblo y allí en Aragón los laúdes y las bandurrias están a la orden del día. Les propuse grabar estas canciones y se montó una especie de rondalla de doce de personas.

P.- ¿Conocía al grupo folclórico de la Val d’Echo?
R.- No los conocía. Algunos de los componentes de la rondalla que montamos sí que formaban parte del grupo folclórico Val d’Echo. Sí que conocía la canción ‘Se ha feito de Nuei’, una de las canciones del grupo. Algunos de los otros integrantes estaban de vacaciones en Jasa o Siresa. Nos conocimos allí aquel mes.

Lorena Álvarez y los Rondadores de la Val d`Echo

P.- ¿Costó mucho mezclar los dos estilos de música?
R.- La verdad es que no. Tenía la idea de lo que iba a hacer con en esas canciones y siempre me inspiro de la música tradicional y popular. Aunque los arreglos son contemporáneos no son los típicos arreglos de laudes y bandurrias. Aun así, se adaptaron muy bien. Al principio les costó porque están acostumbrados a tocar otras cosas. Al final todo salió con la convivencia.

P.- ¿Qué le pareció la experiencia estival en el Pirineo oscense?
R.- Fue preciosa. Justo pasó en agosto 2020 y acababa de finalizar el confinamiento y fue un regalo estar en plena naturaleza. Los Pirineos son un sitio muy telúrico con una naturaleza imponente. Fue realmente precioso convivir con ellos, una experiencia chulísima. La música era el punto de encuentro, pero también nos llevaron de excursiones. Conocimos la Aurora de Jasa, una celebración que consiste en ir una madrugada del verano cantando la aurora por las casas del pueblo. Estuvimos ese día cantando, rondando por la zona. Los rondadores estaban tristes porque ese verano no se podían realizar las rondas, en ese mes condensamos todo ese espíritu y convivimos con la música como punto de unión y eso nos llevó a encontrarnos.

P.- ¿Cree entonces que el Pirineo es un sitio especial para hacer música?
R.- La verdad es que sí. Por una parte, es un sitio muy inspirador lleno de energía, una se siente así ante esa inmensidad tan fuerte y salvaje. Por otra parte, en los Pirineos hay mucha cultura musical, la gente vive la música muy en el día a día. Durante ese mes estuvimos, aparte de en los ensayos del EP, pasábamos muchas tardes tocando canciones tradiciones.

Lorena Álvarez se ha nutrido de mil ideas de folk español. Imagen: www.lorenaesparati.com

P.- Existe ahora mismo en el panorama musical español una tendencia hacia la música tradicional con tintes contemporáneos. ¿Dónde tendríamos que poner el foco?
R.- No lo sé. Es que pienso que las tendencias son eso y que cada uno tiene que elegir dónde poner el foco. Yo lo hago donde siento que hay algo que es verdadero y real. Cada uno que lo ponga donde quiera.

P.- ¿Qué es lo que más le ha sorprendido de la música aragonesa?
R.- Me han gustado mucho las rondas de los Pirineos. La experiencia me ha permitido escuchar toda la obra de la Val d’Echo, que es muy extensa, de la me llamó mucho la atención que, aparte de recuperar la música tradicional, muchas de sus canciones están compuestas por ellos. Una música popular que está muy viva y sigue creciendo.

P.- La obra musical de la Val d’Echo es en aragonés, concretamente en el cheso. ¿Aprovechó para conocer más la lengua?
R.- Conviviendo con ellos conocí más el cheso y me gustó. Yo soy de un pueblo de Asturias, San Antolín de Ibias, y allí hablamos un dialecto propio de asturiano. Me sentí muy afín e incluso se pueden parecer un poco.

P.- ¿Con qué músico aragonés le gustaría hacer una colaboración?
R.- Ya la he hecho con quien yo quería, con los Rondadores de la Val d’Echo. Mi sueño ya se ha cumplido. Tener las colaboraciones como sistema no va conmigo, creo que tiene que ser algo que surja.

Print Friendly, PDF & Email