La guerra y las mujeres protagonizan último libro del fotoperiodista Gervasio Sánchez

El fotoperiodista Gervasio Sánchez y la presidenta el Instituto Aragonés de la Mujer han presentado el libro “Violencias, mujeres, guerras”.

Las mujeres sufren violencias específicas durante las guerras. Es la conclusión a la que ha llegado el fotoperiodista Gervasio Sánchez, quien ha dedicado más de 35 años de su carrera profesional a cubrir conflictos armados alrededor de todo el globo. Este martes ha presentado, en colaboración con el Instituto Aragonés de la Mujer, “Violencias, mujeres, guerras”. Un libro donde reúne fotografías y textos sobre los conflictos y crisis humanitarias que ha retratado y en las que muestra cómo sufren las mujeres estas situaciones extremas.

Este libro viene a cerrar un ciclo de exposiciones que Gervasio Sánchez ha realizado junto al IAM y que lleva activa desde hace dos años por todo Aragón. Un total de 90 fotografías de 25 conflictos distintos componen el libro “Violencias, mujeres, guerras”. Para el fotoperiodista existen muchos ejemplos de este tipo de violencias, como el cuidado de los niños durante la guerra: “No es igual tener que huir en una desbandada porque están bombardeando, siendo hombre que igual te llevas lo que has podido de tu casa que una mujer, que lo hace arrastrando a sus hijos: Los más pequeños, uno en el pecho, el otro en la espalda…”.

Una de las líneas de trabajo en las que se ha especializado Sánchez es las minas antipersonas, que incluso años después del cese del conflicto se olvidan y se mantienen en los territorios afectados, provocando mutilaciones a la población que intenta recuperarse de la guerra. “Son las mujeres y las niñas las que van a los ríos a buscar el agua o la leña y en los caminos se encuentran las minas y son heridas”, ha apuntado el fotoperiodista, daños a los que se suman otros de carácter social: “Una mujer mutilada en países como Angola, Mozambique o Camboya son abandonadas por sus maridos, las ven que “ya no son completas” y se buscan a otra”.

Los desparecidos ocupan otra parte de este trabajo. Aunque Sánchez ha explicado que la mayoría de estos son varones, quienes se encargan de buscarlos son sus mujeres, hermanas, y madres: “Te encuentras jóvenes que tenían de 25 a 30 años cuando sus maridos desaparecieron y que nunca más han tenido una relación de pareja porque no son viudas, su marido no saben si está muerto, no son divorciadas porque sus maridos estaban con ellas cuando desaparecieron… Todo este tema moral les impide tener otro tipo de relaciones”, ha señalado.

De una primera selección de 500 imágenes, Gervasio Sánchez ha tenido que reducir el número a 90, primero para las exposiciones y después para este libro: “Me interesaban las fotografías en las que pudiese contextualizar lo que estaba pasando en ese momento en el país, si tenía una historia personalizada con nombre y apellidos”.

No es el único proyecto que el IAM va a realizar centrado en este tema ya que este miércoles 24 realizarán en Alcañiz una jornada “en la que hablaremos específicamente de las violencias que sufren las mujeres en los diferentes contextos de guerra y de las mujeres como constructoras de paz, porque también ha que aportar esa visión, no solo de sujetos pasivos que sufren violencia, sino cómo contribuyen a esos procesos de construcción de paz”, ha señalado la presidenta del Instituto Aragonés de la Mujer, María Goikoetxea.

Print Friendly, PDF & Email