Prisión para cuatro personas tras incautarles más de 52 kilos de hachís en Zaragoza

Son los dos responsables de la red y dos intermediarios, que actuaban en una frutería de la avenida de San José, en Zaragoza

Cuatro personas, de entre 35 y 64 años, han ingresado en prisión como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas al serles incautados más de 52 kilos de hachís de diferente pureza, 164 gramos de marihuana, y útiles para su manipulación, además de 21.000 euros en efectivo. Se trata de los dos responsables de la red y dos intermediarios, que actuaban en una frutería de la avenida de San José, en Zaragoza. La droga estaba distribuida en diferentes tabletas de 100 o 200 gramos, perfectamente empaquetado y etiquetado para identificar las distintas pastillas.

La investigación se inicia tras recibir diversas informaciones sobre la existencia en Zaragoza de una mujer, de nacionalidad rumana, que se dedicaría a la venta de hachís a pequeños traficantes y consumidores finales. El grupo especializado en el menudeo no tardó en averiguar que se trataba de una mujer de 35 años que, en unión de su pareja, un hombre de 44 años, realizaban ventas de hachís y marihuana a numerosas personas, en pequeños comercios o incluso en diferentes domicilios, motivo por el que procedieron a su detención.

El primer registro de la operación se realizó el pasado día 17 de noviembre en un domicilio de la calle Café Florián, del conocido barrio de Parque Venecia. En la práctica de este registro, acordada por el Juzgado de Instrucción número doce de Zaragoza, los agentes se encontraron con una gran cantidad de hachís, 49.223 gramos, entre otros efectos.

Los detenidos se dedicaban a la elaboración de tabletas de “polen de hachís”, adulterando las placas de hachís originales con marihuana, y así obtener un mayor beneficio con su venta.

El hachís localizado se encontraba distribuido en diferentes tabletas de 100 o 250 gramos, perfectamente empaquetado y etiquetado para identificar las distintas pastillas y su pureza. Utilizaban inscripciones como “Ketama, Garden, Gorilla Garden o Audi”, siendo una denominada “BMW” la que aparenta ser de gran pureza por su coloración y gomosidad.

Por otro lado, aparte de numerosos útiles de manipulación y adulteración de la sustancia para su posterior venta, los policías se incautaron de más de 21.000 euros en efectivo, cuya existencia no puede explicarse si no es como consecuencia de los beneficios obtenidos por la venta del hachís.

Al día siguiente, se realizó un segundo registro, en esta ocasión en una frutería de la avenida de San José. Los fruteros serían intermediarios en la compraventa de este tipo de sustancias, ya que la primera mujer investigada les suministraba grandes cantidades de esta sustancia y ellos la vendían al consumidor final. Y así lo comprobaron cuando realizaron el registro junto con la Unidad de Guías Caninos y el Letrado de la Administración de Justicia, encontrando en el interior del establecimiento casi tres kilos de hachís y más de 600 euros en efectivo que escondían junto a la droga.

La operación se salda con otros dos detenidos que fueron sorprendidos en varias transacciones de compraventa del hachís, quedando en libertad con cargos después de haber declarado ante la autoridad competente.

Print Friendly, PDF & Email