Herrarte culpa a la DGA del retraso en el pago de las ayudas a la hostelería

Las consejeras del Ayuntamiento de Zaragoza, Patricia Cavero y Carmen Herrarte, han visitado este sábado el mercado agroecológico del Pilar

El Plan de Rescate a la Hostelería empieza a ser un tema de debate serio en la Comunidad. Los empresarios no han recibido aún las ayudas para sufragar los gastos extra de la pandemia, y el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón se culpan unos a otros del retraso en la gestión. La consejera de Economía del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrarte, ha asegurado este sábado que el consistorio zaragozano iba a hacer frente a su compromiso con el Plan de Rescate con la deuda del IBI que le debía el Gobierno de Aragón, que no llegó hasta el 1 de octubre.

“Firmamos un acuerdo con el Gobierno de Aragón para entrar en estas ayudas con hasta 3,6 millones de euros, que era la estimación que hacia el propio Gobierno de Aragón. Quedamos en pagar con la deuda del IBI del Gobierno de Aragón. Para que nosotros podamos operar una modificación de crédito para poder hacer frente a este compromiso, necesitábamos que el Gobierno de Aragón pagase esa deuda del IBI”, ha explicado Herrarte. La consejera ha confirmado que ese pago se realizó el 1 de octubre, que el 4 de ese mismo mes se instó “a la modificación del crédito para hacer frente a ese compromiso que adquirimos con las ayudas a la hostelería”, que fue aprobada en la comisión del área celebrada este miércoles y que se dará el visto bueno definitivo en el pleno del próximo viernes.

“A partir de ese momento ponemos a disposición del Gobierno de Aragón esos 3,4 millones de euros que corresponden a su deuda del IBI”, ha avanzado Herrarte. La responsable del área de Economía del consistorio zaragozano ha incidido en que “desde el principio el ayuntamiento ha tenido una postura de clara colaboración, empezamos a trabajar con el consejero Pérez Anadón, públicamente expresamos nuestra intención de colaborar, aunque no fue posible, pero nuestra disposición total y absoluta”.

Unas declaraciones «sorprendentes» de Aliaga

La consejera ha hecho referencia también a las declaraciones que el consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, realizó este viernes. Unas palabras que ha tachado de “muy sorprendentes” porque, a juicio de Herrarte, “tienen doble objetivo”. “Por un lado, tapar la mala gestión del Gobierno de Aragón. Después de dos años de la pandemia todavía nuestros empresarios no han recibido ni un euro de esas ayudas de 50 millones que lanzan con el dinero de otros. Hay un problema de mala gestión”.

La consejera del Ayuntamiento de Zaragoza ha afirmado, asimismo, que “a lo mejor el consejero de Industria ha estado más preocupado de congresos y de ceses que de este proyecto que era muy relevante”. “Hemos tenido un cambio de directora general en los últimos días y eso acarrea errores que con estas declaraciones se quiere desviar el foco”, ha recalcado.

Por otro lado, la titular de Economía ha puesto en valor el trabajo que ha realizado el ayuntamiento para tratar de apoyar al sector hostelero, unas ayudas que “sabe gestionar”. “Pusimos en marcha microcréditos, hemos puesto en marcha la supresión de las tasas, los veladores, y el programa Volveremos. Es mucho más complejo poner en marcha un programa de incentivos al consumo que tiene un efecto que multiplica por siete. Nosotros hemos sido capaces de gestionar el apoyo al sector, la DGA no ha sido capaz hasta ahora”, ha enfatizado.

Carmen Herrarte ha puntualizado, además, que la DGA lanzó el programa de ayudas de 141 millones “que venían del Gobierno central y no fueron capaces de colocarlas”. “Se quedaron 80 millones sin asignar”, ha criticado. Por otro lado, se ha referido a otra convocatoria “exprés” de subvenciones que ha puesto en marcha la consejería de Hacienda “con la esperanza de tener más éxito cuyo plazo termina la semana que viene”. Pero ha advertido de que en caso de que los empresarios reciban la cantidad máxima de 200.000 euros, no podrán optar al Plan de Rescate de la Hostelería de los 50 millones. “Todos los empresarios grandes que se presenten a esas ayudas y reciban el importe máximo de 200.000 euros ya no podrán aplicar a las ayudas de los 50 millones. Se pueden presentar a ambas ayudas, pero con un tope de 200.000 euros”.

«Maniobra dilatoria»

Herrarte ha considerado que este último plan de ayudas es “una maniobra dilatoria para que se repartan antes las ayudas del Gobierno de España y así ahorrarse las cantidades más importantes de las ayudas que corresponden a los empresarios locales”. En definitiva, una “cortina de humo para tapar su mala gestión”. La consejera ha repetido que los hechos demuestran que “el Ayuntamiento de Zaragoza ha sabido gestionar desde el minuto cero, y los hechos demuestran quien no ha entregado ni un euro a los empresarios a finales de noviembre”. “El Ayuntamiento de Zaragoza se comprometió, y cumplirá su compromiso en tiempo y plazo”, ha apostillado.

Print Friendly, PDF & Email