La Cabalgata de Reyes volverá a las calles de Zaragoza y las carrozas se expondrán en la plaza del Pilar

El Ayuntamiento se espera gastar unos 180.000 euros en la Cabalgata

Zaragoza volverá a contar el próximo 5 de enero con la tradicional Cabalgata de Reyes, que tuvo que suspenderse el pasado año por la situación sanitaria. Además, los carruajes que utilizan Melchor, Gaspar y Baltasar se expondrán en la plaza del Pilar, junto al gran buzón real, para que las familias disfruten de los tronos y envíen sus cartas, convirtiéndose en el corazón de la Navidad.

Así lo ha detallado este vienes la vicealcaldesa, Sara Fernández, durante la celebración de la Comisión de Cultura y Participación, recordando que, en el caso del mercadillo navideño y demás actividades que había otras ediciones en la plaza del Pilar, se promovían mediante una empresa adjudicataria. “En estos momentos había un contrato de 2019 que luego tenía prórrogas anuales, pero estas fueron sometidas a judicialización, por lo que finalmente no podemos ejecutarlas y el adjudicatario no puede instalar las actividades”, ha detallado Fernández, por lo que este año será el Área de Cultura quien diseñe todo el espacio navideño de manera directa.

Respecto a la Cabalgata de Reyes, que el Ayuntamiento quiere volver a recuperar por las calles de la ciudad, se espera gastar unos 180.000 euros y este año la dirección y producción la asumirá Zaragoza Cultural. El diseño del espectáculo “se realizará basándose en criterios artísticos y en temática navideña”, ha dicho Fernández, por lo que “se han seleccionado, de los espectáculos disponibles por las compañías, los que mejor se adaptan a la Cabalgata y a su concepto”. “Habrá, como siempre, gran participación de compañías locales, si bien se incluirá alguna de fuera con novedades”, ha matizado la también consejera de Cultura y Proyección Exterior. Por el momento, ha resumido Sara Fernández, “se están puliendo los detalles”, pero contamos con los recursos existentes del ayuntamiento y con la experiencia organizativa de nuestros técnicos municipales, lo que garantiza un espectáculo mágico y especial.

La vicealcaldesa ha desvelado que esta Navidad, la plaza del Pilar contará con los carruajes reales, el Belén gigante, la Casa del poblado de Papá Noel, las casetas del mercadillo navideño, la gran bola de navidad con espectáculo de luz y sonido, un escenario para actividades culturales, iluminación y decoración específica, y atracciones infantiles. Todo ello sumará un coste aproximado de 300.000 euros divididos en los 80.000 del Belén y los cerca de 220.000 de todos los espacios navideños de la plaza.

En la misma Comisión de Cultura, la vicealcaldesa, Sara Fernández, también ha avanzado algunos aspectos de Fin de Año y la llegada de los Reyes Magos. En la Nochevieja, que dependerá en todo momento de las condiciones sanitarias en rijan, se prevé recuperar la celebración de las campanadas, para lo que se prevé destinar un presupuesto de 20.000 euros. El resto de los detalles entorno a esta actividad, ha explicado Fernández, se irán desgranando y diseñando conforme se acerque la fecha.

Plaza del Pilar

La gran novedad serán las tres carrozas reales, que, como ha explicado Sara Fernández, se estacionarán en la plaza del Pilar junto a la Fuente de la Hispanidad. “Las Brigadas Municipales de Arquitectura, que durante el año guardan, restauran y cuidan todos estos elementos, instalarán los tres carruajes donde las familias y niños podrán hacerse fotos, subirse en estas carrozas desde un punto de vista único y que no podían disfrutar hasta ahora los zaragozanos”, ha indicado la vicealcaldesa, quien ha señalado que también se instalará un buzón real para entregar las cartas a Sus Majestades de Oriente, que serán recogidas por los carteros reales oficiales.

Otra de las grandes novedades navideñas de este año en la Plaza del Pilar será la gran bola de Navidad de 12 metros de diámetro con un espectáculo de luz y sonido. Organizada en nueve cuerpos, la gran bola navideña ya está asentada en medio de la plaza, junto a la Casa Consistorial, y está formada por más de 42.700 leds que se programan para conseguir efectos en movimiento al ritmo de la música. El espectáculo de luz y sonido podrá verse varias veces a lo largo de cada tarde/noche.

Volverán también las casetas del mercadillo navideño, aunque en esta ocasión se instalarán mediante la fórmula de contratos menores. Habrá decoración e iluminación específica, y Papá Noel traerá su casa desde el poblado de Laponia donde vive para atender a los más pequeños de la ciudad. Además, se prevé la instalación de atracciones infantiles y un escenario que permita desarrollar actividades culturales en las que trabaja Zaragoza Cultural.

Nuevo formato del Belén

Por otra parte, el tradicional Belén de la plaza del Pilar prosigue sus trabajos de instalación, que requiere de la coordinación de distintos servicios municipales como Zaragoza Cultural, Parques y Jardines, Brigadas Municipales de Arquitectura y FCC. En su interior volverán a colocarse las 56 figuras humanas de tamaño real, e incluye también reproducciones de animales como ovejas, cabras, perros, patos u ocas, lo que suma un total cercano al centenar de figuras. En el recorrido se recrearán las construcciones ya habituales y tradicionales, como el Portal con la imagen del Niño Jesús, la Virgen María y San José, el Palacio de Herodes o el Zoco de Mercaderes, además de escenas tradicionales de los oficios aragoneses, como un carpintero y su aprendiz, un alfarero con su torno, una familia realizando la tradicional matacía, un herrero y un artesano del mimbre.

Todas estas representaciones se completan con la plantación habitual de árboles, plantas pequeñas y arbustos. Las de gran porte proceden de los viveros municipales donde se mantienen de un año para otro y donde regresan al finalizar para su posterior reutilización por los servicios municipales de Parques, Jardines e Infraestructuras Verdes. La superficie total del Belén será de 1.019 metros cuadrados, aunque su perímetro abarcará los 1.240. Por espacios, contará con 396 metros cuadrados de arena, 250 de césped, 210 de caminos y un lago de 37.

Entre las novedades de esta edición estarán su formato estructural y el acceso sin cita previa. Por un lado, dada la situación sanitaria actual y siempre con las indicaciones que apunten las autoridades sanitarias en cada momento, el acceso de los visitantes se prevé que no cuente con reserva de cita previa como sí ocurrió en la edición de 2020, por lo que este año regresará el formato tradicional de entrada libre, guardando las filas de espera oportunas. No obstante, se instalarán sistemas de conteo para garantizar el adecuado tránsito y el flujo del aforo ordenado dentro de la instalación y se mantendrán medidas como portar mascarillas o la dispensación de gel hidroalcohólico.

Por otra parte, el Servicio de Parque y Jardines ha apostado por la innovación en el diseño del Belén que, si bien cada año cambia las escenas de su recorrido interior, en esta edición también contará con una nueva estructura de planta. De este modo se pasará del formato rectangular que tenía la instalación a un formato de vector sectorial, es decir en forma de abanico o manto. La intención es poner en el epicentro de todo el Belén la escena del Nacimiento, alineada a su vez visualmente con el conjunto escultural diseñado por Pablo Serrano situado en la fachada principal de la Basílica del Pilar lo que, junto a los juegos de iluminación, hará ganar en espectacularidad a la instalación.

Print Friendly, PDF & Email