Una arquitectura mudéjar única del siglo XIII: el Monasterio de las Canonesas recupera su muralla

Se acometerán obras en la muralla, en los contrafuertes y en el exterior del muro del refectorio y se harán visitas guiadas en San Valero

La fundadora del Monasterio de las Canonesas Regulares del Santo Sepulcro de Zaragoza dijo hace siete siglos, en el año 1303, que quería construir un monasterio en unas casas que tenía adosadas en la muralla de la ciudad. Parte de esa muralla, que correspondía al tramo visible desde la calle Coso y hasta la plaza del Sol, ha llegado hasta nuestros días y está en este emblemático y desconocido monasterio. Ahora, la muralla romana se recuperará gracias a un convenio con el Ayuntamiento de Zaragoza, retomando los orígenes e historia de este emblemático paraje que es el único ejemplo de arquitectura conventual mudéjar que se puede admirar hoy en la ciudad.

La recuperación de la muralla romana y los contrafuertes y el exterior del muro del refectorio es un aliciente para «la difusión del patrimonio y los orígenes de este lugar que forma parte de la ciudad y tiene una gran importancia», ha asegurado Sor Ana María Martín, una de las dos canonesas que habitan ahora el monasterio. La zona en la que se acometerán las obras de recuperación se encuentra en un pasillo interior que da acceso a la cocina medieval del cenobio. Hasta esta cocina que es todo uno recorrido por la historia pueden entrar aquellos que acudan a la visita guiada que el monasterio impulsó hace unos meses para dar a conocer sus lugares más desconocidos.

Asimismo gracias a la recuperación de la muralla y de las otras zonas, el monasterio lucirá su mejor cara para las visitas guiadas que se han preparado para el día de San Valero. Serán ocho visitas guiadas gratuitas en las que se podrán admirar las caligrafías cúficas y la decoración mudéjar en diferentes espacios como el refectorio, la muralla y la cocina, además del precioso jardín del patio. En definitiva, un recorrido por la historia, el arte y el patrimonio de la ciudad.

«Todo aquel que conoce este emblemático lugar queda enamorado de él, pero es importante precisamente que la gente lo conozca. Por eso se tiene que acometer esta mejora arquitectónica para que no se pierda el legado histórico y cultural de la ciudad», ha asegurado la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández.

Además en el espacio remodelado, las Canonesas Regulares del Santo Sepulcro tienen previsto impulsar la creación de un museo que recoja parte del archivo bibliográfico y otros objetos de gran importancia para el conocimiento de este emblemático lugar del siglo XIII.

El convenio de la colaboración también recoge la cesión de la Iglesia de San Nicolás y la del propio monasterio para la realización de actividades culturales una vez al trimestre. Todo ello para dar a conocer una auténtica joya arquitectónica, cultural e histórica que pasa desapercibida en el centro de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email