Más de 15.000 aragoneses sufren síntomas de la Covid un mes después de coger el virus

Puede ser más frecuente entre mujeres de entre 45 y 50 años. Foto: DGA

Entre 15.000 y 17.000 pacientes de la Covid-19 en Aragón continúan teniendo síntomas después de haber pasado el virus, lo que supone un 10% del total de personas que se han infectado estos dos últimos años en la comunidad. Así lo ha destacado el director general de Asistencia Sanitaria de la DGA, José María Abad, este viernes en la presentación del protocolo asistencial para pacientes que arrastran la sintomatología del coronavirus. Abad ha destacado que las consecuencias sobre los pacientes a medio y largo plazo “preocupan por el alto volumen de pacientes que han padecido la Covid-19”, porque “sabemos que un porcentaje de ellos, alrededor del 10%, presentan sintomatología posterior a la enfermedad”, los denominados pacientes con la Covid persistente. Además, ha apuntado, puede ser más frecuente entre mujeres de entre 45 y 50 años.

No obstante, Aragón cuenta ya con un protocolo para la atención integral para el paciente postCovid que establece los criterios para la identificación de estos pacientes y define un modelo asistencial de seguimiento sanitario que pivota en el equipo de Atención Primaria, complementado en el caso de pacientes de alta complejidad con las consultas hospitalarias. Una reivindicación que la Asociación Long Covid de Aragón viene realizando desde hace tiempo. El documento, coordinado por el Servicio de Estrategias y Formación de la Dirección General de Asistencia Sanitaria, ha sido elaborado por un grupo de trabajo multidisciplinar que incluye profesionales de las especialidades de Rehabilitación, Neumología, Enfermería, Cardiología, Medicina Interna, Medicina de Familia, Psicología Clínica, Psiquiatría y Neurología, que coordina Esther del Corral.

Una vez superada la Covid-19, no es extraño presentar síntomas cuatro semanas después del diagnóstico de la infección, siendo el más habitual astenia y malestar general, seguido de cefalea. La tos, sensación de falta de aire, pérdida de apetito, diarrea, erupciones, dificultad para tragar o palpitaciones son otros de los síntomas que puede presentar la Covid persistente. El protocolo de actuación, presentado este miércoles por el Gobierno de Aragón, tiene como objetivos “establecer criterios y recomendaciones para la identificación de los pacientes que pueden padecer condición postCovid, homogeneizar el proceso de valoración y diagnóstico de estos pacientes, y ayudar a coordinar la asistencia entre los diferentes profesionales sanitarios tanto de Atención Primaria como Atención Hospitalaria”, ha explicado José María Abad.

Los criterios de inclusión de pacientes en este proceso son la confirmación de la infección mediante prueba diagnóstica o, excepcionalmente, el diagnóstico clínico si se trata de casos entre febrero y abril de 2020; y la presencia de síntomas, que continúan doce semanas después de la infección –periodo de recuperación que se considera normal– y que no pueden explicarse por otra patología.

El recorrido asistencial

Los profesionales de referencia de Atención Primaria del paciente realizarán en primer lugar una evaluación inicial, con la recogida los síntomas persistentes y de aquellos que resulten más incapacitantes, así como una valoración funcional que pueda detallar las limitaciones que pueda sufrir el paciente en su vida diaria. A partir de estos datos y de las pruebas complementarias que pudieran ser necesarias se realiza una estratificación del riesgo de cada paciente, que, atendiendo a sus factores de riesgo (mayores de 60 años, enfermos crónicos, obesidad, pacientes oncológicos o inmunodeprimidos), permite clasificarle en una escala de bajo riesgo, riesgo moderado y alto riesgo.

En el caso del primer grupo, el control lo desarrollará el equipo de Atención Primaria. Lo mismo sucederá con los pacientes con riesgo moderado, si bien en este caso se realizará una consulta virtual con el internista o neumólogo si el afectado tiene necesidades adicionales. En el caso de los pacientes de alto riesgo, su control será compartido entre Atención Primaria y hospitalaria.

El protocolo establece además una serie de criterios concretos para la derivación a las consultas hospitalarias. Para los pacientes con sintomatología predominantemente respiratoria (disnea y tos de nueva aparición), la atención hospitalaria se prestará a través del servicio de Neumología. En el caso de los pacientes plurisintomáticos o pluripatológicos, el servicio de referencia será Medicina Interna. En los pacientes en los que hay un síntoma predominante, se realizará la interconsulta al servicio correspondiente (Neurología, ORL, Psiquiatría…).

Un tratamiento homogeneizado en la comunidad

En estos momentos no existe ningún tratamiento farmacológico que haya demostrado beneficio en los pacientes paciente postCovid, si bien algunos de los síntomas tienen tratamiento o pueden mitigarse con recomendaciones de actuación, programas de rehabilitación o de estimulación cognitiva. “Algunos de los síntomas tienen tratamientos y protocolos en Atención Primaria, y luego sí que hay otros síntomas que son muy frecuentes en estos pacientes que quizá hay menos experiencia de manejo y por ello hemos realizado una serie de anexos en el protocolo para facilitar a los profesionales el tratamiento homogeneizado en la comunidad”, ha explicado Esther del Corral, coordinadora del programa.

Tras la valoración inicial, se recomienda una consulta, que podría ser telefónica a las cuatro semanas para la valoración de la adherencia a las recomendaciones farmacológicas y no farmacológicas que se le han indicado en la primera visita y responder a las dudas que hayan podido surgir. Posteriormente, se recomienda una revisión presencial mínima cada tres meses hasta el alta del paciente.

El protocolo de actuación ante estas situaciones es el fruto de un largo periodo de estudio. “Este grupo de trabajo revisó lo que había publicado en la literatura científica, se hizo una búsqueda sistemática utilizando los diferentes términos que se utilizaban y hemos hecho revisión de revistas clínicas de otros países y de alguna otra Comunidad Autónoma. El grupo de trabajo elaboró el protocolo y mantuvimos una reunión con la asociación de Long Covid de Aragón”, ha detallado del Corral.

Print Friendly, PDF & Email