El Utrillas se apunta a la Copa venciendo al Injerto y se medirá a un Primera División (2-0)

Los aragoneses esperan equipo de Primera en Copa. Foto: Retransmisión Aragón Deporte

Fiesta por todo lo alto en el pueblo de Utrillas porque hay mucho que celebrar. El Club Deportivo Utrillas superó al Injerto navarro y recibirá una visita muy especial: la de un equipo de Primera División en Copa del Rey. Dos golazos de Adrián -que fue expulsado por celebrar uno de chilena en la grada- dieron la victoria al cuadro aragonés y le valió la licencia para soñar con hacer historia.

Arrancaba el partido de la ilusión en el pueblo de Utrillas con un conjunto local que quería dominar al Injerto. Varias internadas por medio de Adrián y de Paki, acompañado de un disparo de Tierno, ponían en la portería de Benji. Eso sí, Marín llegaba a rematar un centro en el área del Utrillas que, de no ser porque estorbaba la defensa, sería el 0-1. Para poner el contrapunto, Adrián no acertaba a marcar un mano a mano cuando casi se cantaba el gol.

Pero el propio Adrián pondría la alegría al pueblo aragonés. El delantero recogía un balón en la frontal tras un rechace y la ponía por la escuadra para hacer el 1-0. A continuación era Paki el que podía hacer el 2-0, pero Benji salvaba el mano a mano y evitaba el tanto. El dominio era total, pero Goicoetxea probaba con un disparo lejano y servía para despertar a partir de la media hora de juego.

Era un partido diferente a partir de entonces, los buenos minutos del comienzo se habían diluido. El Injerto se reponía y dominaba la pelota, pero con el paso de los minutos, los locales sabían darle de nuevo la vuelta tortilla. De todos modos, Marco debía probar su solvencia con un par de disparos. Así se iba el duelo al descanso, con el marcador señalando el 1-0 y la alegría para los de Utrillas.

Segunda mitad

Un disparo de Paki levantaba a la grada pero todo se quedaba en un “ui” porque el disparo se iba fuera. Lo seguía intentando el atacante para hacer el segundo, pero la defensa navarra sabía desbaratar las ocasiones. Y aquí llegó la genialidad de Adrián para poner la fiesta. Adrián hacía una chilena de primeras que golpeaba en el palo largo del portero y se colaba dentro de la portería. Un golazo para enmarcar que celebró con la afición… y le costó la expulsión. El jugador ya llevaba tarjeta y, con la normativa actual, vio la segunda.

A pesar de estar con uno menos, el balón estaba dominado sobre el terreno de juego y, en la grada, la fiesta era un no parar. El Utrillas, un pueblo aragonés de poco más de 3.000 habitantes iba a recibir a un equipo de Primera División con la firme ilusión de vencerle. La vista ya está puesta en el sorteo y la licencia para soñar está en propiedad del Club Deportivo Utrillas.

Print Friendly, PDF & Email