Calviño asegura que “no hay ningún riesgo de apagón” ni de desabastecimiento generalizado

Sobre los apagones, Calviño ha recordado que ya lo han descartado las propias eléctricas

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha asegurado este miércoles que “no hay ningún riesgo de apagón” ni de desabastecimiento generalizado de productos pese a las tensiones en el mercado energético y las crisis logísticas que se están sufriendo a escala internacional y que obligan a sectores como el de la automoción a ralentizar su producción y entregas.

En alusión a los temores sobre eventuales apagones Calviño ha recordado, en declaraciones a La Sexta recogidas por Servimedia, que ya lo han descartado las propias eléctricas y además “tienen que tranquilizarnos totalmente” las noticias que estamos conociendo sobre el suministro de Argelia.

“Cualquier persona que comprenda un poco cómo funciona el mercado sabe que no hay riesgo de apagón y además, desde el Gobierno lo que estamos haciendo es asegurarnos de que va a haber un suministro de gas que nos permita estar aún más seguros en este sentido”, ha aseverado.

Al ser cuestionada sobre el miedo al desabastecimiento por los cuellos de botella en el comercio internacional ha reconocido los problemas de suministro en un activo tan importante como son los semiconductores, que se necesitan para tantas fabricaciones.

“Eso hace que, por ejemplo, una industria tan importante como la de automoción esté en este momento al ralentí. Y este es un tema que me preocupa porque es un reto real que afecta una industria muy importante para nuestro país, una industria estratégica”, ha admitido.

Por esta razón ha expuesto que se está viendo con la Comisión Europea “cómo podemos impulsar la autosuficiencia de la Unión en el ámbito de los semiconductores”, y viendo además con el resto de nuestros socios internacionales “cómo recuperar cuanto antes esa normalidad de las cadenas de valor” que afecta a escala mundial.

Más allá de que el sector de la producción de automóviles “está al ralentí y de que puede haber algunos otros productos que puedan no tener la misma agilidad en el suministro”, ha asegurado que “no tenemos ninguna perspectiva de ningún problema de abastecimiento general”.

En cuanto a la subida de los precios también en la cesta de la compra de las familias, ha reconocido su importancia, pero matizando que lo importante en el “rebote de la inflación” es que “no tenga un carácter estructural” y se ha mostrado confiada en que la inflación remita “a partir de la próxima primavera”.

“Dependemos mucho de la evolución de los mercados internacionales. La energía es un input, es un factor, que afecta a prácticamente todo en nuestras vidas y, por tanto, aumenta los costes de producción de todo, pero la perspectiva es una estabilización y que empezará a moderarse a partir de la próxima primavera”, ha indicado, asegurando que “el Gobierno está tomando todas las medidas posibles para que se acelere el fin de esta situación” y ayudando además a los colectivos más vulnerables con el escudo social desplegado.

Print Friendly, PDF & Email