Alertan del incremento de ruido nocturno «hasta niveles nunca vistos» con la vuelta a la normalidad

Ante esta situación, la Plataforma contra el ruido del ocio nocturno de Zaragoza ha exigido al Ayuntamiento de Zaragoza la implantación de 50 sonómetros municipales

La Plataforma contra el ruido del ocio nocturno de Zaragoza ha alertado del incremento de ruido nocturno y vandalismo desde septiembre de 2021 como consecuencia de la vuelta a la normalidad tras la eliminación de las restricciones sanitarias. Esta agrupación ha exigido al Ayuntamiento de Zaragoza el cumplimiento de las leyes europeas, españolas y de Aragón en esta materia, así como la instalación de varios sonómetros repartidos en puntos concretos de la ciudad.

Aunque desde la plataforma comprenden la necesidad de desahogo, diversión y alegría, no es “motivo ni justificación para que Zaragoza se convierta durante las noches de los fines de semana en territorio salvaje”. Tras varios meses, la agrupación ha detectado más agresiones personales, graves y menos graves, del vandalismo contra las propiedades, del incremento del ruido nocturno hasta niveles nunca vistos, y la vuelta de los botellones, “un acto generalizado y consentido durante gran parte de la noche”, han denunciado.

“Esta plataforma, que lleva mucho tiempo estudiando el fenómeno del ruido, denunciando los excesos y el incumplimiento de las leyes desde el propio Ayuntamiento, sabe muy bien que el ruido forma parte de un conglomerado de circunstancias creadas y fomentadas alrededor de la diversión nocturna concebida como un tiempo y espacio en el que todo está permitido, nada se vigila ni sanciona, salvo agresiones graves. Pegarle a otra persona o romper una persiana son agresiones, es violencia, pero también es agresión y violencia el ruido y otras acciones que denunciamos, como lo son la vulneración de derechos fundamentales de los vecinos”, explican en un comunicado.

Ante esta situación, la Plataforma contra el ruido del ocio nocturno de Zaragoza ha exigido al Ayuntamiento de Zaragoza la implantación de 50 sonómetros municipales, con un valor de 45.000 euros, en las zonas más ruidosas, dotar a las fuerzas de seguridad de los recursos y la formación necesarios, así como el cumplimiento de la legislación europea, española y de Aragón que les da amparo legal desde el 2003 y que ciudades como Valencia, Salamanca, o Vitoria ya realizan.

Print Friendly, PDF & Email