Zaragoza impulsa unos talleres para reducir el desperdicio alimentario en la hostelería

La consejera Patricia Cavero ha visitado este martes uno de los talleres. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza (Miguel G. García)

El Ayuntamiento de Zaragoza continúa realizando una apuesta firme de lucha contra el cambio climático y los problemas medioambientales actuales. El consistorio zaragozano, Cafés y Bares y Horeca se han unido para tratar de reducir el desperdicio alimentario en el sector de la restauración y la hostelería, con el desarrollo de unos talleres formativos dirigidos a los profesionales del sector durante los meses de noviembre y diciembre, en los que se trabajará cómo mejorar el aprovechamiento de los alimentos.

“Para hablar de desperdicio alimentario, hablamos siempre de que malgastamos energía, comida, que malgastamos agua y eso tiene un impacto en la atmósfera, en el cambio climático”, ha señalado la consejera de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, Patricia Cavero. Cavero ha destacado que se debe luchar “contra el cambio climático” y en esa misión también tienen un papel fundamental los ciudadanos. “Los ciudadanos también podemos hacer mucho por el cambio climático, y lo que hoy presentamos es una iniciativa de colaboración público-privada para enseñar a trabajar con nuestros alimentos, que no terminen en la basura”, ha resaltado.

Cavero ha visitado este martes uno de los talleres junto al presidente de Cafés y Bares, José María Marteles, y María Teresa Barra, vicepresidenta de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Zaragoza. Las sesiones formativas están impartidas por un cocinero y en ellas se aborda cómo planificar las compras y controlar el inventario de productos para evitar que los alimentos caduquen, se enseñan técnicas de manipulado y de conservación para reducir las mermas y también nuevas recetas de aprovechamiento para sacar el máximo partido a los productos.

«Apuesta» del sector

Marteles ha asegurado que se trata de una “apuesta decidida por la formación fundamental de nuestro campo, formación en un campo vital y transversal para nuestro sector de presente y futuro, como sostenibilidad, desperdicio alimentario”, asegurando que tiene dos perspectivas, “individual por el ahorro económico que reporta a los negocios”, y “colectiva por sus implicaciones medioambientales”, ha continuado Marteles.

Junto a todo ello se busca dar a conocer también a los profesionales del sector iniciativas solidarias que se han ido implantando en la ciudad para dar salida a sus productos y evitar que acaben en el cubo de la basura. Estos talleres forman parte de la campaña de sensibilización que está llevando a cabo el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza para reducir el desperdicio alimentario. Además, algunos de los restaurantes ya apuestan por el aprovechamiento de la comida. “En los restaurantes siempre se ha aprovechado todos los alimentos, todos los restaurantes basamos nuestra rentabilidad, precisamente, en aprovechar todo, si hacemos un cocido aprovechamos las carnes que nos quedan y hacemos croquetas. El aprovechamiento alimentario es rentable y resulta sostenible”, ha recalcado María Jesús Barra.

Actualmente un tercio de los alimentos que se producen en el mundo acaban en la basura con el consiguiente coste económico y el impacto ambiental que supone primero su producción y luego su tratamiento posterior. Sólo en la Unión Europea, el desperdicio de 88 millones de toneladas de alimentos al año es responsable de la emisión de 170 toneladas de CO2. En España cada año se tiran a la basura unos 176 kilos de alimentos por persona.

Las acciones impulsadas por el Ayuntamiento de Zaragoza para mejorar el aprovechamiento de los alimentos y reducir las consecuencias ambientales que genera el desperdicio se enmarcan en la ECAZ 3.0., la Estrategia municipal de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud, y la Estrategia de Alimentación Sostenible y Saludable de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email