Podemos insiste en que el Real Zaragoza debe asumir un porcentaje económico de la nueva Romareda

La nueva Romareda tiene que aunar “los intereses de Zaragoza, de la afición y del Real Zaragoza”

El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado este martes el modelo del nuevo estadio de fútbol de la ciudad que defenderá en el debate del proyecto, acordado por unanimidad en el pasado Debate del Estado de la Ciudad. Las premisas para Podemos son claras. El Real Zaragoza deberá asumir la financiación del proyecto en su mayor parte, junto a una mínima colaboración del ayuntamiento, y la de otros agentes como el Gobierno de Aragón, la RFEF o la LFP.

El portavoz de la formación, Fernando Rivarés, ha incidido en que la propiedad del club zaragozano es “quien más puede hacer por desbloquear cualquier operación de reforma o campo nuevo” y que la financiación del proyecto debería ejecutarse sin cargo al presupuesto del ayuntamiento y sin llevar a cabo “ninguna operación de recalificación de vivienda más propia de los años del pelotazo urbanístico”. “La eventual reforma del estadio no puede estar condicionada a la venta de suelos para construcción de vivienda, mucho menos si es para la desaparición de servicios o equipamientos públicos, debiendo el Gobierno de Zaragoza renunciar expresamente a vender y recalificar las parcelas de educación vial en Domingo Miral y del skate park de Vía Hispanidad”, ha recalcado Rivarés.

Para Podemos, la nueva Romareda tiene que aunar “los intereses de Zaragoza, de la afición y del Real Zaragoza”. “Es una propuesta abierta y flexible para ser negociada con el resto de los grupos municipales”, ha insistido, haciendo alusión al “folio en blanco” que dijo el alcalde Jorge Azcón en el debate. “Un folio en blanco que queremos empezar a escribir ya, a ver si el campo de futbol tras 20 años de fracasos puede ser una realidad”, ha afirmado Rivarés. Asimismo, para Podemos es más “viable” la construcción de un nuevo estadio, pero Rivarés ha asegurado que “en el debate debe plantearse la reforma del estadio actual”.

Rivarés ha explicado este martes las condiciones o requisitos que debería cumplir el proyecto del nuestro estadio, a juicio de su formación. En lo referente a la ubicación y los accesos, el recinto debería situarse en un lugar que disponga de línea de alta capacidad, como el autobús urbano o el tranvía, condicionado a la movilidad sostenible. En caso de estar situado a 500 metros o más de las líneas de alta capacidad, Podemos exige que se prolongue el servicio, o adecuar el Plan de Movilidad Sostenible con la reordenación o remodelación de las líneas de bus. A las tres ubicaciones sobre las que ha existido proyecto (actual ubicación, Valdespartera y San José), Podemos añade ahora el Parking Norte del Actur o Parque Goya y Arcosur.

Titularidad y gestión públicas

Para Podemos, según ha indicado Rivarés, de cualquiera de las maneras el nuevo estadio deberá ser de titularidad y de gestión públicas. Gestionada, preferentemente, a través de Zaragoza Deporte (como ocurre con Anoeta) o alternativamente a través de una sociedad mixta (como San Mamés), pero con mayoría pública. En este contexto, Rivarés ha criticado el modelo seguido por Azcón de cesión de la titularidad de la hipoteca al Real Zaragoza por los próximos 75 años. “Para Podemos nunca se deben aceptar modelos de gestión que no estén participados por lo público, y mucho menos si se parecen a esa idea de la cesión a 75 años porque eso significa entregar a la propiedad del club una propiedad pública municipal”, ha añadido.

En materia de Urbanismo, Podemos ha considerado que, si la opción es el traslado del campo, en la actual ocupación el uso residencial tendría que estar presente, aún compartiendo otros como el sanitario. Mientras que en el proyecto de Atarés de 2002 se planearon 1.000 viviendas de lujo, algo que la formación no apoya. Podemos aboga por construir hasta un 50% de viviendas públicas de alquiler, un 20% de vivienda de protección oficial (VPO) y un 30% de vivienda libre.

Nuevo Plan de Ordenación Urbana

En cualquier caso, el portavoz de Podemos en el ayuntamiento ha exigido que se ponga en marcha un nuevo Plan de Ordenación Urbana. “Es muy importante que las actuaciones que se definan en este debate y proceso de construcción de nuevo estadio se hagan mediante la redacción de un nuevo plan de ordenación urbana, que define el diseño de la ciudad en todos sus términos y el uso o posibles usos que tiene cada uno de los terrenos de la ciudad”.

Sobre los beneficios del proyecto, Rivarés ha señalado que deben servir para cofinanciar las obras, pero, sobre todo, deben ir destinados a la ciudad: en forma de vivienda pública de alquiler y de equipamientos y actuaciones promovidas por el tejido vecinal, como la cárcel de Torrero, la harinera de San José, la fábrica Giesa, la explanada de la Estación del Norte, el Palacio Fuenclara o el Plan de Riberas del Huerva.

En cualquier caso, Rivarés ha defendido que para acometer el proyecto de reforma de la actual Romareda o la construcción del nuevo estadio, se tiene que dar una reducción de la tasa de desempleo por debajo del 8%, y la reducción de la petición de ayudas de emergencia por debajo de 8.500 familias, es decir, “plazos condicionados a una mejora de la situación social y económica de las familias zaragozanas”. No obstante, el portavoz de Podemos en el consistorio zaragozano ha apostillado que no es obligatorio que se den esas condiciones, pero que en caso de hacer el nuevo estadio, sí que debería acometerse esta mejora social.

Print Friendly, PDF & Email