La Casa de Arcosur abre sus puertas y se estrena con una programación infantil

Arcosur cuenta desde este sábado con un nuevo equipamiento equipamiento municipal.

La Casa de Arcosur es ya una realidad. El consejero de Participación y Relación con los Ciudadanos del Ayuntamiento, Javier Rodrigo, acompañado por la concejal María Antoñanzas, presidenta de la Junta de Distrito Sur, y por la concejal de Vivienda, Carolina Andreu, ha inaugurado este sábado este equipamiento municipal que desde este sábado abre sus puertas a todos los vecinos y vecinas del barrio como una extensión del Centro Cívico Distrito Sur.

Lo hace además a lo grande con una programación cultural adaptada a la situación demográfica de esta zona de la ciudad que registra un alto índice de población infantil. De esta forma, el Festival Cucú será la primera actividad que acoja la Casa de Arcosur con una sala de juego dirigida a niños de cero a tres años.

Este equipamiento, ubicado en la confluencia del paseo de Arqueros con la avenida del Canal de Izas, cuenta con una sala polivalente de 86 metros cuadrados, una aula-taller de 25 metros cuadrados, recepción, un despacho y baños adaptados para personas con movilidad reducida.

Con estas instalaciones, el Ayuntamiento responde a la demanda de los vecinos/as y vecinas que reclamaban un espacio donde poder realizar sus actividades vecinales y sociales.

Por su parte, la Asociación Vecinal de Arcosur Arqueros, a través de un acuerdo de colaboración con la Junta de Distrito, dispondrá del uso de un despacho para llevar a cabo su labor de trabajo y dinamización del barrio. La gestión de la cesión de espacios a entidades la llevará a cabo el Servicio de Centros Cívicos.

El Consistorio ha invertido en total 300.000 euros en este equipamiento incluyendo los costes de redacción del proyecto, la edificación y urbanización del entorno, unos trabajos que fueron licitados y adjudicados por Zaragoza Vivienda y que se han ejecutado en doce meses. Además, se ha diseñado atendiendo a criterios de sostenibilidad y, de hecho, es el primer edificio público con certificación Passivhaus Classic de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email