Una entrega de Glovo permite la detención de un pedófilo que había eludido prisión ocultándose 3 años en casa

El ahora detenido fue detenido cuando entró un repartidor de Glovo a su casa

Una entrega de comida rápida por la aplicación Glovo permitió la detención de un varón de 37 años sobre el que pesaba una orden de ingreso en prisión durante ocho años y medio por un delito de pornografía infantil y corrupción de menores. Los agentes aprovecharon la entrega en la vivienda, de la que no había salido durante tres años, para comprobar su identidad y detenerlo.

Tras numerosas gestiones y vigilancias, funcionarios policiales pertenecientes al Grupo de Policía Judicial de distrito de Delicias detectaron, cómo de manera habitual, trabajadores de distintas plataformas de reparto de comida a domicilio frecuentaban casi a diario un domicilio sito en la calle Julián Sanz Ibáñez, en el que se sospechaba que esta persona pudiera estar escondida.

Los investigadores establecieron un dispositivo dentro del inmueble y en torno a las 14.30 horas, aprovechando la entrega de un repartidor de comida, pudieron comprobar que el hombre que abría la puerta y recibía el pedido se trataba sin género de dudas de la persona reclamada, procediendo a su inmediata detención y traslado a dependencias policiales.

Horas después fue puesto a disposición del correspondiente Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, quien decretó su inmediato ingreso en prisión.

Según informaciones anónimas, el detenido habría permanecido escondido sin salir en ningún momento del citado domicilio desde hacía tres años, momento en el que se grabó la orden de su busca y captura, con el fin de eludir a la Justicia.

Además, se dio cuenta de los hechos al Grupo de Delitos Tecnológicos, quién solicitó mandamiento judicial para intervenir y examinar el contenido del teléfono móvil del detenido, ya que se tenían fundadas sospechas de que continuaba dedicándose a las mismas actividades delictivas por las que fue condenado en 2018.

Print Friendly, PDF & Email